CAFE (Emisiones de Combustible Medias Corporativas, por sus siglas en inglés) es la normativa europea creada para reducir las emisiones medias de CO2. En 2015, la Unión Europea estableció como tope la cifra de 130 gr/km. Es decir, las ventas anuales de los fabricantes no podían superar ese umbral. La normativa se endureció en 2020, fijándose la media de las ventas totales en 95 gr/km, lo cual, obligó a las marcas a cambiar sus estrategias de ventas y a acelerar la electrificación.

A principios de 2021, cada fabricante envió a la UE sus datos de emisiones para que sean revisadas y se espera que se publiquen los resultados a finales de este año para imponer las correspondientes sanciones, en caso de que superen el umbral de los 95 gr/km. Por cada gramo de más, la multa es de 95 euros y esa cifra hay que multiplicarla por el número de vehículos matriculados. Los expertos calculan que las sanciones podrían superar los 2.000 millones de euros, solo en España.

¿Qué es la normativa de emisiones CAFE?

CAFE

Pero, si este escenario parece complicado para las marcas, en 2025 la CAFE será aún más exigente, ya que obligará a los fabricantes a reducir en un 15% las cantidades de emisiones reportadas en 2021. Por su parte, los coches de bajas emisiones, aquellos que emiten menos de 50 gr/km, cuentan como 1,67 en 2021, 1,33 en 2022 y lo harán como 1 en 2023.  De esta forma, se quiere incentivar a las marcas para fabricar vehículos electrificados.

En lo que respecta al peso de los vehículos, los más grandes podrán superar los 95 gr/km, mientras que los más pequeños deberán respetar ese umbral, obligatoriamente.

Los coches sin etiqueta generan el 50% de la contaminación

Por otra parte, estarán exentos de cumplir con la normativa los fabricantes que no superen los 1.000 vehículos vendidos en Europa y podrán establecer un criterio propio aquellos que vendan menos de 10.000 unidades, siempre que sea aprobado por la Comisión Europea. Las marcas que matriculen entre 10.000 y 300.000 coches, tendrán que reducir un 45% sus emisiones, con respecto a 2007.

Diferentes estrategias para el futuro

CAFE

Cumplir el objetivo no será nada fácil para las marcas, sobre todo, si todavía existe una amplia demanda de vehículos grandes, que son los más contaminantes (pesemos en los SUV). Una posible solución pasa por aumentar la oferta de vehículos eléctricos, cuyo porcentaje todavía es muy bajo en España, en comparación con los demás segmentos.

Primeras multas anuladas de la zona de bajas emisiones de distrito centro de Madrid

Otras opciones pueden ser aumentar el número de estrategias de venta, como kilómetro cero o automatriculaciones, normativas locales de cero emisiones, promocionar modelos ecológicos y multar a las compañías. En cualquier caso, lo que sí está claro es que los fabricantes tienen que apañárselas como sea para cumplir el objetivo de la normativa CAFE.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.