Así era el nombre de los coches antes de ser denominados como “coches”

nombre de los coches

Para nosotros un coche es un coche o, como mucho, un automóvil. Cierto que hay otras denominaciones según el tipo de conversación en la que nos encontremos (carro, buga, etc.), pero básicamente esas dos son las que se han instaurado como normativas. Es algo que damos por hecho pero que no siempre ha sido así y es que, en los albores del mundo de la automoción, los nombres de los coches antes de ser “coches” eran de lo más variopintos.

ESPECIAL: Los peores nombres de coches de la Historia

Y es algo lógico: cuando todo esto era campo, los pioneros de la industria tenían que denominar a sus creaciones de alguna manera y, dado que no había precedentes, cada uno nombraba a su producto como buenamente le venía en gana. La puja de las nomenclaturas empezó muy pronto, desde el mismo momento en el que hubo que patentar los inventos.

El primer coche, atendiendo a las características por las que lo entendemos hoy, como un vehículo de autopropulsión, fue patentado por Oliver Evans en Filadelfia, Estados Unidos, en 1792 y su nombre bien parecía el de una nueva especie animal recién descubierta: Oruktor Amphibolos. Esa referencia a ‘anfibio’ venía de que su principal propósito era ayudar a drenar los muelles de la ciudad, aunque nunca llegó a fabricarse.

nombre de los coches

Hay que saltar casi un siglo adelante, hasta 1879, para encontrarse con la ‘road machine’ (máquina de carretera) de George Selden. El nombre es bastante más apropiado, pero Selden no fabricó nunca nada, simplemente patentó la denominación para sangrar a royalties a los fabricantes de automóviles por su uso. Como es lógico esto no les hizo mucha gracia, lo que llevó a Henry Ford a llevarle ante los tribunales en 1904, con una sentencia que obligaba a Selden a producir su propia máquina de carretera, cosa que no hizo, por lo que el nombre quedó liberado.

A pesar de ello los distintos emprendedores siguieron lanzando nuevas ideas de nombres para los coches: los hermanos Duryea expandieron su negocio de motos a los coches y utilizaron ‘motor wagons’ (vagones de motor) en 1895, mientras que el propio Henry Ford se decantó por ‘quadrycicle’ (cuadriciclo).

El significado de los nombres de los coches de Toyota

Durante los años siguientes las denominaciones brillaron por su variedad y originalidad (al final deltexto tenéis una lista), pero finalmente se consolidaron tanto automóvil como coche. ¿De dónde vienen ambas?

Automóvil deriva de ‘automobile’ que es un nombre que se creó alrededor del año 1300 en Italia por un pintor e ingeniero conocido como Martini. Nunca fabricó un coche, pero ideó un carro propulsado por la fuerza de los hombres. El origen proviene de los términos griegos ‘auto’ y ‘mobils’, lo que se explica por si mismo.

nombre de los coches

En el caso de coche, en inglés ‘car’, deriva del celta ‘carrus’, una de las acepciones utilizadas para los coches de caballos. Dada la similitud entre estos y los primeros coches, el nombre pasó de unos a otros de manera natural.

Para terminar, estas son algunos de los nombres para los coches que la prensa estadounidense utilizaba al principio:

  • Autobaine
  • Autokenetic
  • Autometon
  • Automotor horse
  • Buggyaut
  • Diamote
  • Horseless carriage
  • Mocole
  • Motor carriage
  • Motorig
  • Motor-vique
  • Oleo locomotive
  • Truckle

Fuente: Jalopnik

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.