Cuando se habla del Grupo B, la época dorada de los rallyes, siempre se tiende a recordar coches como el Audi Quattro Sport S1 o el Lancia Delta S4, entre otros. Sin duda, los máximos exponentes de aquellos locos años. Pero hubo un coche procedente del otro lado del telón de acero que también quiso participar de aquella locura, aunque el contexto político del momento, entre otras razones, se lo impidió. Ese coche fue el Moskvitch 2141 KR, el monstruo soviético.

El Moskvitch 2141 KR fue una versión extrema del Moskvitch 2141 KR Aleko para correr en el mundial de rallys, un pequeño compacto que tampoco presentaba muchas innovaciones tecnológicas, pero que recibió las correspondientes modificaciones de los ingenieros soviéticos para convertirlo en un auténtico monstruo de competición.

El Moskvitch 2141 KR Aleko, el hatchback moderno de la URSS

Moskvitch 2141 KR

Los años 80 fueron muy duros en la extinta Unión Soviética, que terminarían con la caída del muro de Berlín y el posterior colapso del bloque soviético. Pero la Guerra Fría era todavía una realidad y existía esa vieja rivalidad entre el bloque capitalista y el comunista. Como ya ocurrió décadas atrás con el enfrentamiento contra Estados Unidos por conquistar el espacio, ahora los rusos querían demostrar que podían competir en el mundial de rallyes, nada menos que en el Grupo B, lo cual, les permitiría exhibir su potencial tecnológico en la automoción.

Para ello, tomaron como base el Moskvitch 2141 Aleko, un vehículo que, a su vez, estaba basado en el Simca 1307, conocido en España como Chrysler 150. Era un coche sin una tecnología muy avanzada para los estándares europeo, pero sí en comparación con los viejos modelos de la compañía soviética. Además, esto le permitía también reducir los costes de desarrollo.

Vídeo: un Lancia Delta S4 dándolo todo en un hillclimb

Estéticamente, el Aleko era relativamente innovador por su estilo hatchback, abandonando la antigua línea de los coches soviéticos. Desde el punto de vista técnico, las principales innovaciones eran que sustituía la tracción trasera por una delantera, dejaba la suspensión trasera con eje rígido en beneficio de una moderna McPherson delantera de tipo independiente e incluía una dirección de cremallera. Sin embargo, conservaba el viejo motor de cuatro cilindros de modelos anteriores, aunque adaptado para colocarlo de manera longitudinal, una solución tomada de los Audi 80 y 100.

Moskvitch 2141 KR: el monstruo soviético

Moskvitch 2141 KR

El coche que nos ocupa era una versión totalmente de competición, concebida por los ingenieros soviéticos como coche de rally extremo, siguiendo las especificaciones de los coches del Grupo B. La estética se conservó, más o menos, intacta, sin embargo, el apartado técnico no tenía nada que ver con el Aleko: adoptaba un chasis tubular con carrocería de fibra de vidrio que le permitía reducir drásticamente el peso y el motor pasaba a estar colocado en posición central longitudinal.

Mientras la mayoría de los coches del Grupo B montaban mecánicas descomunales que alcanzaban los 500 CV, el Moskvitch se conformaba con un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros, alimentado por dos carburadores Weber y sin tecnologías como la inyección directa o el turbo. Esto hacía que la potencia se quedase en unos escuetos 175 CV. No obstante, gracias a su reducido peso, alcanzaba los 200 km/h.

El fin del Grupo B y la crisis de la URSS

Desgraciadamente, este “misil soviético” con ruedas nunca llegó a participar en ninguna prueba del mundial de rallyes, debido a la supresión del Grupo B por parte de la FISA, tras los trágicos accidentes ocurrido en la temporada 1986, y a la crisis política y económica de la Unión Soviética en aquellos años, que terminaría despareciendo poco después.

Hubo una vez que las gasolineras de Toronto se negaron a repostar los Lada rusos

El Moskvich 2141 KR apenas participó en algunas competiciones dentro de la Unión Soviética y nunca sabremos si habría podido competir con los grandes colosos del Grupo B. Solo se construyó un prototipo que, afortunadamente, ha sobrevivido a nuestros días y se puede ver en el museo Autoreview.

Fotos: Motor Historia

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.