El nuevo Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 se posiciona como la versión más deportiva, potente y exclusiva de la gama del Mercedes GLE Coupé 2020. Desarrollado sobre la segunda generación del SUV con estética coupé, este modelo estará disponible a partir de la primavera en dos versiones. Ambas equipan un motor 4.0 V8 biturbo, el normal con 571 CV y 750 Nm y el GLE 63 S Coupé, con nada menos que 612 CV y 850 Nm disponibles.

PRUEBA: Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé

Como el Mercedes-AMG GLE 63 2020, el nuevo Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 combina el mencionado bloque V8 con un sistema eléctrico EQ Boost. Este dispositivo emplea un sistema de 48V y proporciona 22 CV (16 kW) y 250 Nm adicionales en momentos puntuales. Ayuda a impulsar el todocamino a bajas y medias velocidades y contribuye así a reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.

Así es el poderoso Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020

Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 trasera

El nuevo GLE 63 Coupé 2020 toma como base de partida el ya de por sí dinámico GLE Coupé. Se diferencia de las versiones normales en multitud de detalles que, en conjunto, consiguen que su imagen sea todavía más musculosa y deportiva. Destacan especialmente elementos como la parrilla AMG con lamas verticales, el paragolpes delantero con entradas de aire más grandes, el difusor trasero con cuatro salidas de escape integradas o las llantas de aleación, de 21” en el normal y de 22” en el S.

En el habitáculo nos encontramos con un espacio que combina elementos de diseño deportivo y grandes dosis de tecnología. Destacan los asientos AMG tapizados en cuero nappa, el volante de tres radios con levas de cambio integradas, los apliques decorativos de fibra de carbono o los pedales deportivos de aluminio. En el apartado tecnológico, deslumbra con las dos pantallas que presiden el salpicadero. Ambas son de 12,3 pulgadas, una para el cuadro de instrumentación y la otra para el sistema de información y entretenimiento.

Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 interior

De serie, el Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 monta un sistema de tracción 4Matic+. Este es capaz de variar el reparto de par de manera automática entre ambos ejes y entre cada rueda en función de las necesidades. Además, las dos versiones del SUV de altas prestaciones están equipadas de serie con un diferencial trasero de deslizamiento limitado controlado electrónicamente. Otros elementos que contribuyen a mejorar el comportamiento son la suspensión neumática, los amortiguadores ajustables o las barras estabilizadoras activas, que emplean un sistema de 48V.

El motor 4.0 V8 biturbo es capaz de desconectar la mitad de sus cilindros para ahorrar carburante. Está ligado a una caja de cambios automática de nueve velocidades y se puede ajustar su comportamiento a través del programa de modos de conducción AMG Dynamic Select, que afecta también al motor, al escape, a la dirección o a la suspensión.

Mercedes-AMG GLE 63 Coupé 2020 lateral

Con todo, la versión convencional produce 571 CV y 750 Nm, pasa de 0 a 100 km/h en 4,0 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada a 250 km/h. El Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020 entrega 612 CV y 850 Nm, pasa de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanza hasta 280 km/h.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.