Hace 13 años que Porsche dejó de fabricar el Carrera GT, sin duda uno de los modelos más espectaculares de cuantos han sido creados por Porsche GT. E incluso después de todo este tiempo, este coche sigue siendo tan deseable como el primer día y no es para menos, pues para muchos es una verdadera obra maestra de la ingeniería. Lo curioso es que a pesar de eso, todavía haya personas que consideren que no es lo suficientemente radical, como es el caso del propietario de este Carrera GT recientemente reconvertido en un Gemballa Mirage GT.

Porsche Classic restaura este Porsche Carrera GT en Oak Green Metallic

El preparador alemán ha compartido las imágenes de este imponente Gemballa Mirage GT, una de sus últimas creaciones. Un modelo que como ya hemos dicho, está basado en el superlativo Porsche Carrera GT y cuya transformación ha requerido más de 1.000 horas de mano de obra por parte de Gemballa para instalar el paquete Mirage GT. Un kit específicamente diseñado para este Porsche y del que originalmente solo montarían 25 unidades del Carrera GT, aunque finalmente parece que han hecho más.

Gemballa Mirage GT trasera

El Porsche Carrera GT, denominado internamente como 980, dejó de fabricarse en 2006 con un total de 1.270 unidades producidas desde que aterrizó en el mercado en 2003. Es un superdeportivo con el que se puso fin a la saga ‘analógica’, pues fue uno de los últimos modelos de su segmento que combinaba un motor atmosférico con una transmisión manual, algo que hoy en día es imposible de encontrar en la oferta de vehículos nuevos de esta categoría.

La versión de serie está equipada con un motor V10 atmosférico de 5.7 litros que Porsche originalmente diseñó para competición. Es capaz de entregar 612 CV de potencia a 8.000 rpm, lo que unido a su peso de 1.380 kg, le permite pasar de 0 a 100 y de 0 a 200 km/h en tan solo 3,9 y 9,9 segundos respectivamente. Su principal atributo, además de su sonora mecánica, ligero peso y ágil comportamiento dinámico, es su cambio manual de seis velocidades, un elemento que (en combinación con sus otras características) lo convierte en una auténtica pieza de coleccionista.

Gemballa Mirage GT frontal

Pero Gemballa no se conformaba con eso: para el Gemballa Mirage GT desarrollaron un sistema de escape menos restrictivo (que produce un sonido todavía más demencial que el del modelo de serie) y una reprogramación para la centralita electrónica. Así, la potencia pasa de los 612 originales a 670 CV a 8.000 rpm y el par motor de 590 a 630 Nm (a 5.750 vueltas). Un incremento que se traduce entre otras cosas en un paso de 0 a 100 km/h algo más rápido, con un tiempo de 3,7 segundos, y en una velocidad punta de 335 km/h.

Fuente: Gemballa

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.