Muchas son las capitales europeas que están tratando de eliminar la contaminación de sus calles. El gran perseguido en esta cacería es el vehículo de combustión interna, que cada vez se enfrenta a un número mayor de restricciones a la movilidad. Además, hay ambiciosos objetivos para limitar su acceso en los próximos años, siendo esta década clave en este propósito. De hecho, Sadiq Khan, alcalde de Londres, espera reducir el uso del coche un 27% hasta 2030.

Europa rechaza que Madrid, París y Bruselas puedan limitar la circulación de vehículos contaminantes

“Tenemos que impedir que la crisis sanitaria creada por la COVID deje paso a otras crisis por la mala calidad del aire en las ciudades”, advirtió Khan en la presentación del informe. “Hay que plantar cara simultáneamente al cambio climático, a la contaminación y a la congestión”, según declaraciones que recoge hoy el diario El Mundo. Esta reducción forma parte del plan de acción para el objetivo “emisiones cero” en el 2030 en la capital británica.

Londres espera reducir el uso del coche un 27% hasta 2030

El edil de Londres ha señalado también el aumento del tráfico de vehículos privados en la ciudad a niveles anteriores a la pandemia. También ha recalcado que el uso de los autobuses se mantiene en un 70% y el del metro ha caído un 45%, mientras que el uso combinado de transporte público, trayectos a pie y en bicicleta ha descendido también de un 63% a un 58% en los últimos tres años.

londres reducir uso coche 2030

Londres lleva ya varios años trabajando en su particular lucha contra el cambio climático. La capital ha logrado reducir las emisiones de los edificios de un 57% (oficinas) a un 40% (hogares) entre 2000 y 2018. Sin embargo, el transporte solo lo ha hecho en un 7%, a pesar de la implantación de medidas como los peajes de congestión y la extensión de la Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ).

Para lograr reducir el uso del coche un 27% hasta 2030, el informe elaborado por Element Energy propone “desincentivar” su uso. El estudio hace mención a un sistema “smart road user” que permita pasar factura a los conductores en función de la frecuencia de uso y de las distancias cubiertas en la ciudad. Este sistema se implementaría a lo largo de la década gracias a las nuevas tecnologías.

El informe también señala que más de una tercera parte de los desplazamientos en coche en ciudad se podrían hacer a pie en 25 minutos o menos. Dos tercios de los viajes motorizados podrían cubrirse en bicicleta en menos de 20 minutos.

“La pandemia ha provocado sin embargo al mismo tiempo un aumento del uso del vehículo privado frente al transporte público“, añade el alcalde de Londres. “Admito que hay desplazamientos que solo se pueden hacer en coche, pero la gente tiende a usarlo de una manera innecesaria”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.