El Land Rover Pink Panther es uno de los modelos más especiales creados jamás por la marca británica. Su carrocería de color rosa resulta muy inesperada en un vehículo de estas características, pero al conocer la manera en la que acabó adoptando este tono, la historia cobra sentido. De todas formas, no hay que dejarse llevar por su ‘simpática’ apariencia: el Land Rover Pink Panther fue un todo terreno creado para la guerra; un vehículo capaz de culminar con éxito cualquier misión que se llevase a cabo entre las dunas de un desierto.

Land Rover Pink Panther: el coche del SAS

El Land Rover Series IIA Pink Panther tenía como principal cometido transportar a las tropas del SAS en grupos de cuatro soldados. El SAS, o Special Air Service -Servicio Especial Aéreo en castellano- es un cuerpo de las fuerzas especiales del Ejército Británico creado a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy sigue activo y sus principales misiones son, en tiempos de paz, la lucha contra el terrorismo, y en tiempos de guerra, la realización de diversas operaciones especiales.

Foto: DeFacto (Wikimedia Commons)

Prestaciones a otro nivel

El origen del Land Rover Pink Panther tuvo lugar en el año 1967, momento hasta el cual los Jeep eran el vehículo oficial del SAS. Sin embargo, llegó un punto en el que el modelo norteamericano no daba más de sí; se quedaba corto tanto por capacidad de carga como por prestaciones. Fue entonces cuando el Ministerio de Defensa de Reino Unido pidió un producto más adecuado para el uso que le estaban dando al Jeep. La solución fue este mastodonte que acabó pintado de rosa.

El Land Rover Pink Panther es, de todos modos, una modificación bastante profunda del Land Rover 109 Serie II A90. Frente al Jeep, destacaba por montar un motor de gasolina de 2,25 litros que podía desarrollar 77 CV de potencia, 8 CV más que el modelo original. Además, el almacenamiento de combustible podía superar por poco los 375 litros, lo cual le otorgaba una autonomía mucho mayor a la del modelo americano. Eso sí, el chasis tuvo que ser reforzado para poder transportar esa carga, ya que dos de los cuatro depósitos de combustible se ubicaban en el exterior del vehículo.

Land Rover Defender 2019: el retorno de un icono del 4×4

En un ejercicio de afinamiento para reducir el peso total del conjunto, al Land Rover Pink Panther se le quitaron, entre otros elementos, el parabrisas, las puertas, el techo o las ventanas. Al fin y al cabo, no eran características imprescindibles en su tarea, que consistía en transportar a los miembros del SAS lo más rápido posible para que el ejército británico se pudiera infiltrar en lugares, a priori, controlados por el enemigo. Este 4×4, por lo tanto, no era un vehículo de combate al uso.

El Land Rover Pink Panther, preparado para todo

La preparación llevada a cabo en uno de los coches de guerra más curiosos de todos los tiempos no fue en balde. De esta forma, y aún sin ser un modelo de combate, el Land Rover Pink Panther contaba en su haber con diversos sistemas de orientación, tiendas de campaña para sus cuatro tripulantes, un emisor y receptor de radio de alta y baja frecuencia, un botiquín, varias cajas de herramientas, algunos extintores y espejos destinados a la señalización. Por supuesto, los neumáticos eran de baja presión para moverse por las dunas como pez en el agua, si bien también podía montar de otro tipo, como de montaña, de asfalto y hasta unas ruedas capaces de circular sobre raíles.

Pero, ¿por qué rosa?

El característico color rosa que cubre el exterior del Land Rover Pink Panther obedeció a que se trataba del tono perfecto para camuflarse en el desierto de Omán. En un principio, este modelo fue pintado en una mezcla entre amarillo y marrón, algo lógico para pasar desapercibido en las dunas. Sin embargo, el tremendo calor y los continuos rayos del sol desgastaban la pintura y acababan por adornar a este inglés con el color rosa.

Range Rover Reborn: la marca restaura 10 unidades originales

Los militares de Reino Unido, hartos de pintar sus automóviles cada vez que era necesario, acabaron por adoptar una actitud más pasiva dejando que el sol y el calor hiciesen su trabajo. La sorpresa fue mayúscula cuando se dieron cuenta de que dicho color rosa era el camuflaje perfecto debido a la mezcla resultante de unir la luz crepuscular del sol con una carrocería teñida de rosado.

Una especie en extinción

Como suele pasar con los modelos más especiales, este coche de guerra es uno de esos automóviles que escasean en el mundo. Esto hace que la cotización y el precio del Land Rover Pink Panther aumente con el paso de los años, sobre todo si tenemos en cuenta que de inicio solo se fabricaron 72 unidades, de las que ahora quedan 20. El precio de un ejemplar puede rondar los 150.000 euros. Ahora bien, primero tendrá que estar a la venta, ya que la gran mayoría no lo están al tratarse de vehículos de exposición en museos.

Esto ha hecho que puedan verse algunas unidades del Land Rover 109 de la época convenientemente pintadas en color rosa y con equipamiento militar a modo de imitación dada su prohibitiva tarifa. Sea como fuere, ‘Pinkie’, como se le conoce cariñosamente, se deja ver, además de en los museos, en varias de las más famosas exhibiciones de Land Rover a lo largo de todo el mundo, así como en algunos de los eventos de Land Rover Legends, el departamento de vehículos clásicos de Land Rover.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.