Se acerca el ‘Lancia Design Day’, el primer evento que marcará el renacimiento de la marca italiana, el próximo 28 de noviembre. Pero, antes de esa fecha marcada en rojo, habrá tres citas previas, la primera de las cuales comienza hoy: un viaje entre el pasado y le futuro en el que Lancia muestra algunos de sus modelos icónicos que marcarán el diseño de los que están por venir.

En este viaje del pasado al futuro, los protagonistas son los modelos de Lancia que muchos de nosotros tenemos grabado en la memoria, desde el Aurelia hasta el Flaminia, del Fulvia al Beta HPE, del Gamma al Delta, pasando por el inolvidable Stratos o el 037. Coches muy diferentes entre sí, pero todos unidos por un estilo que caracterizó a la marca italiana durante décadas.

Lancia muestra los modelos pasados que marcarán el diseño de los futuros

Lancia

Como afirma Luca Napolitano, CEO de Lancia, “el diseño y la belleza de estas obras maestras en movimiento nos han inspirado en la creación de los tres modelos de Lancia del futuro: el nuevo Ypsilon en 2024, nuestro nuevo buque insignia que nos permitirá entrar en el segmento más grande de Europa, y el nuevo Delta en 2028”.

“Los tres vehículos incluirán tres elementos de diseño distintivos de Lancia: la copa, las líneas sinuosas y las formas geométricas primitivas. Inspirado en el frontal de los emblemáticos Aurelia y Delta, la nueva copa se reinterpretará en clave moderna, pero conservando su rasgo distintivo, que une una línea vertical y otra horizontal que, al juntarse, encierran el logotipo de la marca”, añadió.

El último Lancia Delta Futurista luce los colores de Martini Racing

Además, los tres nuevos modelos mostrarán líneas sinuosas en el lateral, un elemento que ya lucían modelos como el mítico Lancia Aurelia B20. Por último, hay un tercer elemento del diseño de Lancia: las primitivas formas geométricas presentes tanto en el frontal como en el posterior, entre las que destacan los faros redondos, que hacen un guiño a los legendarios 037, Stratos y Delta, las “bestias” de competición que dominaron los rallyes durante más de 20 años.

El eclecticismo aplicado al automóvil

Lancia

Y no podía faltar un tercer rasgo estético, que Lancia llama eclecticismo. Es decir, la tendencia a inspirarse en fuentes diferentes, incluso en contraste entre sí, para lograr una síntesis armoniosa y coherente. Es lo que ocurre, por ejemplo, con los hogares italianos, en los que la compañía de Turín se inspiró para diseñar los interiores de los Gamma y Beta.

En el Salón de Ginebra de 1975, Lancia sorprendió a los asistentes con el Beta HPE (High Performance Estate), un coche familiar, deportivo y de altas prestaciones, con un maletero muy espacioso. Diseñado por Pininfarina, el Lancia Beta HPE conquistó al público en general con su carácter ecléctico presentado como “elegancia práctica”.

Lancia

Aquel modelo llamaba la atención por su luneta posterior inclinada, de estilo shooting brake, dotada con una innovadora estructura de persiana veneciana que limitaba los efectos de la luz solar, una solución que se completaba con dos molduras en el tercer pilar que se fundían visualmente con el acabado original aplicado a la luneta trasera.

Un año más tarde, en el Salón de Ginebra de 1976, el protagonismo fue para el Lancia Gamma, recordado como el “salón viajero” por su interior confortable, que recreaba un ambiente hospitalario e innovador, como demuestra una original combinación de colores y un salpicadero inspirado en el diseño de los años 70.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.