Si quieres un todocamino de prestaciones estratosféricas, olvídate de modelos como el Tesla Model X P100D (prueba), el Lamborghini Urus o el Bentley Bentayga (prueba). El SUV de producción en serie más potente de todos los tiempos no es ninguno de ellos. Ese título corresponde al espectacular Jeep Grand Cherokee Trackhawk, un vehículo equipado con un colosal bloque 6.2 V8 HEMI capaz de producir ¡más de 700 CV de potencia!

PRUEBA: Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

El fabricante estadounidense presentó el nuevo Grand Cherokee Trackhawk en el Salón de Nueva York 2017. Se trata del Jeep de producción en serie más poderoso y veloz de la historia. Un todocamino que está equipado con el motor 6.2 V8 HEMI tomado directamente de los Dodge Challenger SRT Hellcat (prueba) y su hermano de cuatro puertas, mecánica que produce unos astronómicos 716 CV de potencia y 875 Nm de par.

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk está disponible por 132.980 euros

Un SUV que sería capaz de dejar atrás acelerando a muchos deportivos de renombre, así es el nuevo Jeep Grand Cherokee Trackhawk. Y por sorprendente que pueda parecer, Jeep no ha querido desaprovechar la oportunidad de lanzar este modelo en España, donde está disponible por 132.980 euros. Una tarifa más elevada de lo que piden por él en Estados Unidos, pero no por ello deja de ser interesante o competitivo.

Porque con 716 CV de potencia y 875 Nm de par, tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios automática de ocho velocidades, el Grand Cherokee Trackhawk es capaz de arrasar con el paso de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y de continuar acelerando hasta llegar a su velocidad máxima, fijada en unos increíbles 290 km/h. Nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta que pesa 2.433 kilogramos. Según Jeep, este es el SUV que más rápido acelera del planeta, aunque parece que no tienen en cuenta a modelos como el ya mencionado Tesla Model X.

A pesar de su elevado rendimiento, el Jeep Grand Cherokee con motor Hellcat sigue siendo un todocamino práctico, pues conserva su habitáculo intacto y continúa ofreciendo una gran capacidad de carga y remolque, como demuestran los hasta 3.266 kg de los que puede tirar en Estados Unidos. En función del modo de conducción seleccionado, el sistema varía automáticamente el reparto de par entre ambos ejes, mientras que para garantizar una capacidad de tracción adecuada, han instalado un diferencial trasero de deslizamiento limitado.

Tras las grandes llantas de aleación de 20” del Jeep Grand Cherokee Trackhawk se esconde un conjunto de frenos Brembo de alto rendimiento con discos de 400 mm de diámetro delante y con 350 mm detrás, lo que permite a este vehículo frenar con más violencia de la que acelera. Visualmente, incorpora un kit aerodinámico específico con nuevos paragolpes, capó, taloneras… y luce una salida de escape cuádruple en la zaga.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.