La seguridad de un vehículo es un factor crucial y los fabricantes invierten mucho dinero en mejorar cada vez más este aspecto. Ahí están los continuos avances tecnológicos en materia de seguridad y ayudas a la conducción. Y esto debería ser así, independientemente de dónde se vaya a comercializar el vehículo en cuestión. Sin embargo, no ocurre así y, para demostrarlo, Global Ncap ha realizado una prueba: dos berlinas de acceso de Hyundai chocan y ofrecen estándares de seguridad diferentes, según el mercado al que van destinados.

En concreto, se trata de dos sedanes de acceso a la gama Hyundai sometidos a los test de seguridad con resultados muy dispares. Por un lado, tenemos un Hyundai Accent, el modelo más barato de la firma que se vende en Estados Unidos: por otro, un Hyundai Grand i10, el sedán más asequible en México. El primero se ensambla en México, mientras que el Grand i10 procede de la India.

Dos berlinas de acceso de Hyundai ofrecen estándares de seguridad diferentes, según el mercado

En la prueba de Global Ncap, ambos vehículos cochan y los expertos en seguridad comprobaron que el comportamiento de cada uno fue diferente. La carrocería del Grand i10 sufrió graves daños, el pilar A se dobló por completo y el volante se movió hacia atrás. Con solo dos airbags, el nivel de protección de los asientos delanteros es muy bajo y, según el especialista de Global Ncap, el riesgo de lesiones mortales o graves es muy elevado.

Por su parteo, el Accent se desempeñó significativamente mejor. Seguramente no es el vehículo más avanzado en el mercado, pero su carrocería y los seis airbags protegieron mejor a los ocupantes. Probablemente sea seguro decir que, en caso de un accidente real entre estos dos vehículos, los pasajeros del Accent sufrirían lesiones menores con, mientras que los del Grand i10 estarían gravemente heridos.

Vídeo: 19 de 20 SUV suspenden la nueva prueba de impacto lateral en los crash test del IIHS

Una explicación a esto la aporta la propia Global Ncap: existen diferentes regulaciones en materia de seguridad en los distintos países. También hay una gran diferencia en las prioridades de los consumidores entre un país y otro. Esto significa que los fabricantes ofrecen un producto adaptado a las exigencias de cada mercado. Sin embargo, esto no debería ser una excusa para ofrecer menos seguridad, ya que la vida de una persona vale lo mismo, independiente de la zona del planeta.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.