Como buen fabricante japonés que se precie, Honda se atreve con diseños rompedores en forma de concept car con los que, año tras año, nos ha ofreciendo una visión diferente de lo que su departamento de ingenieros es capaz de crear. Hoy nos trasladamos a finales del siglo XX para conocer el Honda Fuya-jo de 1999, un extraño prototipo inspirado en las salas de fiesta, la música disco y el mundo de la noche.

Honda Spocket Concept (1999): el prototipo mitad deportivo, mitad pick-up

Este extraño prototipo proponía un vehículo con forma de cubo que permitiera desplazar a los jóvenes japoneses de una discoteca a otra. Para que no decayera el ánimo en los desplazamientos, el habitáculo tenía más que ver con una sala de fiesta que con un turismo. Con una distancia entre ejes de apenas 2.370 mm, el Fuya-jo tienes unas medidas compactas pensadas como las de un kei-car japonés.

Honda Fuya-jo (1999), el extraño prototipo de coche-discoteca

A nivel de diseño exterior, el concept car es alto, corto y estrecho. Presenta una altura libre al suelo muy reducida, cuatro ruedas de pequeño tamaño en cada esquina, un frontal muy plano, con los faros integrados en la parte inferior en una especie de parrilla. Sobre ésta, un gran frontal y un parabrisas tan elevado que los ocupantes deberían ir flotando en la cabina. Dos grandes puertas a cada lado y una zaga con el mismo diseño. Para rematar el conjunto, una llamativa pintura morada al estilo del tuning de principios de los años 2000.

El interior no era menos discreto. Cuatro asientos muy elevados, casi como taburetes de discoteca, están tapizados en un festivo motivo blanco y negro e integra arneses de seguridad. El suelo no tiene moqueta. En su lugar encontramos una superficie repelente a cualquier vertido y está ubicado muy bajo para otorgar la máxima altura en el habitáculo, tanta como para poder bailar en el interior del prototipo de Honda.

Los paneles de las puertas y gran parte del salpicadero están repletos de altavoces de gran tamaño, mientras que el volante tiene la forma de un tocadiscos y es completamente cerrado, sin ningún radio, imitando la forma de un vinilo. A su lado, una completa mesa de mezclas e incluso un micrófono para amenizar la velada. Todo en el Honda Fuya-jo Concept es tan extraño como su mera existencia.

Bajo la carrocería se escondió un pequeño motor de gasolina de 995 centímetros cúbicos con una potencia de 129 CV a 5.700 rpm y un par motor máximo de 150 Nm. Aunque las cifras no eran del todo impresionantes, este prototipo apenas tenía un peso de 840 kilogramos, se gestionaba a través de un cambio automático y enviaba toda la potencia al tren delantero.

Como podrás imaginar, Honda jamás llevó a producción tan extraña criatura, pero demostró la capacidad y, sobre todo, el ingenio de sus diseñadores a la hora de elaborar tan llamativo como extraño vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.