El nuevo Toyota GR 86 ha solventado uno de los “defectos” que se achacaban al original: la potencia. Eso sí, lo ha conseguido montando un motor más grande que sigue siendo atmosférico… hasta que ha pasado por las manos de HKS. El preparador ha sumado un compresor a su mecánica y, además, ha aprovechado para darle un repaso en otras áreas.

Las diferencias entre el Toyota GR 86 y el Subaru BRZ 2021

Empecemos por lo que se ve a simple vista. El Toyota luce un kit de carrocería específico desarrollado por la firma, que incluye labio delantero, cannards y un doble alerón en la zaga, tipo “cola de pato” en la parte inferior y uno fijo de mayor tamaño sobre éste. No son las únicas modificaciones visuales, puesto que también calza unas llantas forjadas Yokohama Advan GT de 18 pulgadas, tiene capó, techo y maletero pintado en negro y está repleto de vinilos.

HKS Toyota GR 86

Pero lo que de verdad importa, como suele decirse, está en el interior. Y es que su motor 2.4 de aspiración natural de cuatro cilindros (su predecesor montaba un 2.0) ahora cuenta con un compresor (el 2GT de la marca), que mejorará su rendimiento de manera considerable, aunque no se han dado datos oficiales. Recordemos que de serie el bloque entrega 235 CV y 250 Nm de par máximo, gracias a lo que acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos.

El HKS Toyota GR 86 también recibe otras mejoras mecánicas que incluyen el sistema de escape Hi-Power Spec L II, que solo tiene 0,5 mm de grosor y colas de titanio, para rebajar el peso y añadir más potencia aún; y la suspensión tipo coilover HKS Hipermax S.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.