Ha pasado casi un año y medio desde que Nissan anunciara el cierre de sus fábricas en Barcelona, bajo un plan de reestructuración con el que pretende aumentar la competitividad. Cuando quedan apenas tres meses para el cierre, GWM toma ventaja para la reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona.

Es lo que ha decidido el Comisión de Reindustrialización de Nissan, formada por el Gobierno, la Generalitat, la marca y los sindicatos. En un comunicado, la comisión ha informado que va a iniciar una fase de negociación preferente con el fabricante de vehículos Great Wall Motor (GWM), a la que también se sumarán la firma de movilidad sostenible, QEV Technologies, y la marca de motos Silence.

Nissan GT-R 2022, nuevas ediciones limitadas exclusivas para Japón

Con esta decisión, inicia una nueva etapa en la que se ha marcado como objetivo prioritario establecer las bases marco de la negociación antes de que termine el mes de octubre. El comunicado expresa que, si bien el proyecto de GWM es preferente, los de QEV y Silence serían complementarios. Igualmente, tampoco se descarta oficialmente otros proyectos, siempre que cumplan las expectativas de las partes y aseguren la opción de negociar el futuro de las fábricas y el empleo.

Una nueva etapa en la reindustrialización de Nissan en Barcelona

A partir de ahora, empieza una nueva etapa en la fase de reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona, justo cuando quedan apenas tres meses para que la marca las cierre definitivamente. Algo que implicaría dejar sin empleo a 2.500 trabajadores, más otros miles de empleos auxiliares que quedarían en el aire.

El fabricante chino de SUV eléctricos se encuentra en plena fase de crecimiento y está buscando instalaciones para fabricar sus productos en Europa, donde tiene previsto comercializar algunos modelos.

Nissan renueva su gama de furgonetas: Interstar, Primastar y Townstar

El proyecto de GWM podría absorber toda la mano de obra que tiene Nissan actualmente en la Zona Franca y produciría hasta 100.000 coches anuales. Además, el fabricante chino también ha mostrado su interés por utilizar las plantas de Montcada i Reixac. Solo se quedaría sin ocupar la de Sant Andreu de la Barca.

QEV Technologies y Silence, las otras opciones

Otras empresas que han superado la selección han sido QEV Technologies y Silence. La primera asume el liderazgo de crear un ‘hub’ de descarbonización en Barcelona, así como la posibilidad de desarrollar un coche eléctrico pequeño para uso privado, coche compartido y última milla, además de producir otras plataformas de movilidad eléctrica alimentadas con pilas de hidrógeno.

QEV afirma que su plan industrial asegura el futuro de las tres fábricas de Nissan, con un proyecto integral y escalable que empezaría con la producción de más de 100.000 vehículos al año antes del 2025, la creación de más de 4.000 empleos directos y cerca de 10.000 puestos indirectos, según ha comunicado la empresa a EFE. Por su parte, Silence, fabricante de motos eléctricas, queda como tercera opción, con una inversión de 30 millones de euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.