Es posible que Fast & Furious, en sus últimas entregas, se haya dejado por el camino el ‘Fast’ para llevar al ‘Furious’ a otro nivel. Dicho cambio no gustó a los seguidores más acérrimos de la saga, pero a nivel de taquilla ha demostrado ser todo un éxito. Sin embargo, para los más nostálgicos, volvamos a los orígenes y aprendamos cómo se graban las carreras de ‘A todo gas’.

Vídeo: detalles y secretos del Toyota Supra original de A todo gas

No lo contamos nosotros, si no Craig Lieberman, que fue director técnico de las tres primeras entregas de la franquicia y que, en su canal de youtube, desgrana multitud de aspectos de la saga. En su último vídeo explica cómo se grabaron las ‘Race Wars’ que vimos en el último tercio de la primera película.

El evento en sí no existe como tal, pero estaba inspirado por otros muy populares de la época, como Hot Import Nights, del cual no se tomó el nombre por razones de derechos. Su funcionamiento básicamente era el de carreras de aceleración de uno contra uno, en el desierto y rodeados de una cantidad ingente de personas.

Lieberman comenta que, durante la grabación, que tuvo lugar en el San Bernandino Airport en California, se utilizaron un total de 35 vehículos y unos 1.000 extras que solo cobraban 15 dólares al día. Se rodó durante cinco días en total y los corredores, que aparecen de fondo en los planos, tuvieron que correr entre dos y tres veces por hora.

El estreno de A todo gas 9 se retrasa hasta abril de 2021

No fue fácil puesto que había temperaturas de unos 100 grados Fahrenheit, es decir, casi 38 grados, y por que la pista en la que se disputaban las carreras de aceleración acababan prácticamente en una autopista operativa.

Como curiosidad, entre los coches de a todo gas se encontraban tres del propio Lieberman, uno de ellos el Toyota Supra de Brian en la primera película.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.