El Gordon Murray Automotive T.50 es una reinterpretación del legendario McLaren F1. Un superdeportivo que, aprovechando los avances tecnológicos de las últimas tres décadas, toma las características esenciales del mítico ganador de Le Mans y las lleva a nuevo nivle. De hecho, Gordon Murray, quien también diseñó el F1, no ha querido dejar absolutamente nada al azar. Su objetivo era el de superar al F1 en todos y cada uno de los apartados medibles de forma objetiva y parece que lo ha logrado con creces.

BMW creó un M5 Wagon E34 con el motor del McLaren F1

El GMA T.50 es por lo tanto el verdadero sucesor del McLaren F1, aunque no esté firmado por la marca británica. Como este, cuenta con un espacioso -para su tamaño- habitáculo con tres plazas, maleteros de verdad, un monstruoso motor V12 atmosférico con 663 CV y una caja de cambios manual. También tiene aerodinámica activa, que incluye un enorme ventilador en la zaga de 400 mm de diámetro y capaz de girar hasta 7.000 rpm para crear efecto suelo y poder prescindir así de los típicos apéndices en forma de alerones. Y todo ello con un peso de tan solo 986 kilogramos.

Pesa menos que un Mazda MX-5 y tiene 663 CV

gordon murray automotive t.50 delantera

Visualmente es fácil encontrar el parecido entre el Gordon Murray Automotive T.50 y el F1. De hecho, el propio Gordon Murray asegura que con este coche ha podido ‘arreglar’ algunos de los detalles estéticos que no terminaban de convencerle del McLaren. Lo que más llama nuestra atención es que carezca de tomas de aire colosales o de formas agresivas en la carrocería como suele ser habitual en el segmento de los superdeportivos. Algo que no le impide ofrecer una buena aerodinámica, con mucho apoyo o poca resistencia al avance en función de las necesidades gracias a elementos activos.

Tiene una longitud de 4.349 mm, una anchura de 1.850 mm, una altura de 1.152 mm y una batalla de 2.700 mm; con un peso de 986 kilos gracias al empleo de un chasis monocasco de fibra de carbono y una carrocería fabricada en el mismo material. Pero en su construcción también han empleado otros materiales livianos que ya se usaron en el F1, como el titanio, el magnesio, el aluminio…

gordon murray automotive t.50 interior

Otra característica francamente sorprendente del GMA T.50 es que tiene tres plazas y 288 litros de espacio para transportar el equipaje, más que cualquiera de sus rivales. Como en el F1, el conductor está situado en posición central, con los dos pasajeros a cada lado y por detrás de él. Frente a él, encuentra un volante redondo con un aro fino y los controles para manejar las pantallas que hay en el cuadro de instrumentos, que está presidido por un tacómetro analógico mecanizado y tarado hasta las 14.000 rpm.

BMW M8 Prototype (1990): la base para el motor V12 del McLaren F1

Sí, no es una errata. Porque escondido en posición central, el T.50 de Gordon Murray monta un motor 3.9 V12 de aspiración natural capaz de girar a 12.100 revoluciones por minuto. Cuenta con un sistema mild-hybrid que le permite mejorar el rendimiento y, lo que es más importante, prescindir de numerosos elementos. Me refiero a todos los sistemas auxiliares que habitualmente encontramos ‘pegados’ a un motor, como el alternador, el compresor del aire acondicionado, la bomba de la dirección asistida… En este caso todos ellos son eléctricos y están alimentados por un sistema de 48 voltios que obtiene la energía de ese sistema microhíbrido. Y esto también permite que no tengan que situarse en el vano motor, lo que ayuda a mejorar el reparto de pesos.

Pero sin duda lo más increíble de este motor es su capacidad para girar a altas revoluciones y su rendimiento. Una obra maestra firmada por Cosworth que produce 663 CV a 11.500 rpm y 467 Nm a 9.000 vueltas y tiene una capacidad para subir de vueltas asombrosa: 28.400 revoluciones por segundo, por lo que al acelerar en punto muerto puede pasar del ralentí al corte de inyección en décimas de segundo. Con 166 CV por litro de cilindrada, este bloque de aluminio, acero y titanio pesa tan solo 178 kilogramos.

gordon murray automotive t.50 motor

Pero realmente la cifra de potencia máxima es más alta que los mencionados 663 CV. Porque si a eso añadimos el impulso que puede generar el enorme ventilador/extractor que incorpora en la zaga, el dato puede ascender hasta los 700 CV durante breves periodos de tiempo. Es decir, el Gordon Murray Automotive T.50 genera una potencia similar a la del McLaren 720S pero pesa más de 450 kilogramos menos, ¿increíble verdad?

Solo se van a construir 100 ejemplares del Gordon Murray Automotive T.50, que comenzarán a ser entregadas a los clientes en enero de 2022. Cada uno de esos coches tiene un precio base de partida, antes de opciones y personalización, de 2,62 millones de euros. Una suma que no incluye impuestos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.