Cuando Ford presentó la sexta generación del Ford Mustang -aquí tienes su historia-, los fanáticos del pony car más famoso del mundo no vieron con buenos ojos la llegada de una variante de cuatro cilindros. Sin embargo, para la marca, esta era una buena opción para adentrase en el más restrictivo mercado europeo. Ahora, para los que consideran que el motor 2.3 EcoBoost no es lo suficientemente potente, llega el Ford Mustang High Performance Package.

Shelby Mustang GT500 2019: novedad en el Salón de Detroit

Ford asegura que el motor EcoBoost de 2.3 litros que se esconde bajo el capó del Mustang tiene algunos vínculos con la unidad que da vida al Ford Focus RS (prueba). Para conseguirlo, los ingenieros de la firma del óvalo azul han aplicado una serie de modificaciones que mejora el rendimiento, las prestaciones y la conducción del Mustang EcoBoost.

Ford Mustang High Performance Package

Ford Mustang High Performance Package

Las actualizaciones mecánicas que Ford ha aplicado sobre el motor de cuatro cilindros y 2.3 litros han permitido que la potencia aumente hasta los 330 CV gracias a un turbocompresor más grande, una recalibración de la ECU del motor y un radiador más grande que optimiza la gestión térmica del propulsor. El paquete High Performance también incluye un sistema de escape con válvula activa y salidas de escape cuádruples que auguran un mejor sonido.

El par motor se mantiene intacto (475 Nm), pero el fabricante asegura que el Ford Mustang High Performance Package crea una curva de torsión un 40% más ancha que el motor EcoBoost estándar. Esto permite que el 0 a 100 km/h lo haga en aproximadamente 0,5 segundos menos, reduciendo la cifra a los 5,3 segundos, aproximadamente. Una relación de eje trasero más corta de 3:55 también es parte del paquete, lo que sin duda contribuye a una mejor aceleración.

Ford Mustang High Performance Package

El Mustang High Performance Package también integra una suspensión y unos frenos actualizados que hereda directamente del Ford Mustang GT (prueba). Al mismo tiempo, se han adaptado las barras estabilizadoras del GT (32 mm delante y 24 mm detrás), así como una nueva configuración para la dirección, los frenos y el control de estabilidad.

Estéticamente, el Ford Mustang incluye un juego de llantas de 19 pulgadas, unas franjas sobre el capó, unas placas High Performance 2.3L en las aletas y las carcasas de los espejos retrovisores en color gris. Una nueva parrilla con una insignia Mustang nueva, un splitter delantero y unas entradas de aire específicas para ayudar a refrigerar el sistema de frenos. El conjunto lo remata un pequeño spoiler montado sobre la tapa del maletero.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.