El Fiat Abarth 131 es un deportivo italiano coupé que vio la luz en el año 1975. Por todo es sabido que Abarth consigue sacar la quintaesencia de los modelos de la gama de Fiat. Pero el Fiat Abarth 131 es muy especial. Un coche de esos que escasean a día de hoy, un modelo de producción de calle llevado hasta el límite y, lo que es más importante, una pieza de coleccionista por su protagonismo en el mundo de la competición. Tanto que podría decirse que dejó en un segundo plano a un monstruo. Un titán como el Lancia Stratos.

Hola Fiat Abarth 131, adiós Lancia Stratos

Está claro que el Lancia Stratos fue un coche sin igual. Un coche que aparecía una y otra vez en los sueños de muchos jóvenes, y de los no tan jóvenes. Tenía un motor Ferrari V6 y había sido diseñado por Bertone. Esa sola combinación ya era una garantía de que iba a gustar, y si además triunfó como triunfó en los rallys… Pero había un problema con él. No era un vehículo realista, la gente de a pie no se veía conduciendo un Stratos por la calle. Eso hizo a Fiat replantearse varias cosas y cambiar de estrategia.

Fiat Abarth 131 trasera

Fue con ese cambio con el que llegó el Fiat Abarth 131 a mitad de la década de los ‘70, un auténtico devorador de récords, pero disfrazado de un coche que se podía ver en el concesionario más cercano. Al fin y al cabo, se vendieron muchos Fiat 131 a lo largo de su vida comercial. Y claro, aunque no había ni una sola versión que se pudiera siquiera comparar con el Fiat Abarth 131, se trataba de un vehículo reconocible. Total, la carrocería, aditamentos deportivos a parte, era exactamente la misma.

Además, también ayudó sobremanera que las victorias llegasen desde una muy temprana edad para el Fiat Abarth 131. De esta forma, ya en 1976 consiguió alzarse con la victoria en en el Rally 1000 Lagos con el finlandés Markku Alén a sus mandos. Al año siguiente Fiat ganó el título del mundial de constructores de rally. Pero fue en los años 1978 y 1980 cuando llegó el colofón: un doblete en cada una de esas temporadas; con los mundiales de constructores y pilotos de rally en el bolsillo.

PRUEBA: Abarth 595 Competizione

Los pilotos encargados de hacerse con el primer puesto fueron, respectivamente, Markku Alén y el mítico Walter Röhrl. Otro de los pilotos destacados en la vida del Fiat Abarth 131 fue el francés Jean-Claude Andruet.

El motor del Fiat Abarth 131

La mecánica del Fiat Abarth 131 de competición nada tenía que ver con la de la versión de calle. Esta última equipaba un más que digno bloque atmosférico de gasolina 2.0 con 140 CV de potencia. Con él aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 190 km/h. Pero en el de competición era otra cosa. Además, fue mejorando con el tiempo, y al 1.8 de 200 CV inicial lo suplió un motor 2.0 de cuatro cilindros y 215 CV primero, y el mismo propulsor pero con 230 CV después, gracias a la inclusión de un revolucionario sistema de inyección denominado Kugelfischer.

Fiat Abarth 131

Diferente estética y técnicamente

El Fiat Abarth 131 tenía una imagen muy radical y fue desarrollada en una colaboración entre Fiat, Abarth y Bertone. La principal prioridad era aligerar el peso del conjunto, algo para lo que se utilizó plexiglás en las ventanillas laterales traseras y en la luneta posterior. Además, partes importantes de la carrocería fueron fabricadas en plástico resistente, como el capó, las aletas o las puertas. La aerodinámica también fue otro punto en el que mejoró con varios añadidos en el frontal y en el capó, así como con la inclusión de un alerón trasero. Con todo esto, se consiguió que la báscula se detuviese en unos 980 kg.

Las novedades de Abarth para el Salón de Ginebra 2019

Aun con todo, los cambios más grandes estaban en el sistema de suspensión. Los dos ejes incorporaron un esquema McPherson. El delantero contaba con nuevos brazos y una barra estabilizadora, mientras que el trasero se había tomado como referencia el del Fiat 124 Spider. Los neumáticos, con una sección de 195 y una llanta de 15 pulgadas, se consideraban enormes por aquel entonces. De todas formas, en la versión de competición se utilizaron gomas con un ancho de hasta 235, mucho más que la mayoría de coches actuales.

2 Comentarios

  1. no hay que olvidarse de que en las tiendas, aparte del 131 abarth, también se podía uno comprar el 131 racing, con estética similar, puente rígido trasero y un motor 2.000 de 115 cv

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.