A veces, a lo largo de la historia, los grandes hallazgos se han conseguido de manera fortuita. Al menos, la casualidad ha jugado un papel importante en la consecución de ese logro. Y eso es lo que ha ocurrido con una estudiante norteamericana que ha descubierto la batería eterna que se recarga infinitas veces.

Su nombre es Mya Le Thai, estudiante de química de la Universidad de California, Estados Unidos, y podría haber resuelto uno de los grandes problemas de las baterías usadas, tanto de los coches eléctricos como de los dispositivos electrónicos. Ese problema no es otro que el número finito de recargas. Una vez que se completa el ciclo, hay que dejarlas y las baterías usadas son difíciles de reciclar, además de ser muy contaminantes.

Una estudiante descubre la batería eterna que se recarga infinitas veces ¡por casualidad!

Batería eterna

El uso de las baterías aumenta a medida que lo hacen los vehículos eléctricos. Y la tendencia irá a más, pues que, tarde o temprano, el coche eléctrico se impondrá al de combustión. Al menos, a partir de 2035, tal y como ha fijado la Unión Europea. Pero las baterías no duran toda la vida, sino que tienen un ciclo de vida determinado y, cuando lo alcanza, ya no sirven y hay que reemplazarlas.

Descubren un sistema que puede salvar el motor diésel, gracias al hidrógeno

Por su propia naturaleza química, una batería solo mantiene su capacidad de recarga un número finito de veces, de variará según los materiales utilizados: 1.000, 3.000, hasta 8.000 recargas. En cambio, con una batería eterna que se recarga infinitas veces, no habría que cambiarla nunca, lo que reduciría considerablemente la contaminación y los desechos generados por las baterías usadas.

Baterías de nanocables de oro

Batería eterna

Como apuntan los compañeros de Computer Hoy, Desde hace años, muchos científicos e investigadores trabajan con nuevos materiales para reducir las limitaciones de las baterías como, por ejemplo, los nanocables de oro. Consisten en unos cables miles de veces más finos que un cabello humano, muy conductores y con una gran capacidad para transferir y almacenar electrones. El problema es que estos nanocables son muy frágiles, debido a su pequeño tamaño.

El descubrimiento de la estudiante estadounidense consistió en rociar los nanocables de oro con una capa de dióxido de magnesio para fortalecerlo y, después, envolvió el conjunto en un electrolito formado por un gel similar al plexiglás. El resultado, sin saberlo, fue una mezcla que, trabajando conjuntamente, convierte esos nanocables de oro en irrompibles.

INNengine nos cuenta las diferencias de sus dos revolucionarios motores

Le Thai sometió la batería a cargas y recargas continuas durante tres meses y, tras 200.000 recargas, seguía intacta, sin perder capacidad. Una batería eterna. Lo mejor de este descubrimiento es que la misma técnica se puede aplicar a las baterías de iones de litio convencionales que existen actualmente, ya sea para un teléfono móvil o para un vehículo.

Imágenes: Universidad de California.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.