Un coche aguantará tanto tiempo como estés dispuesto a afrontar sus reparaciones. Y, aunque se dan situaciones en las que solventar la avería resulta ser más caro que el valor de mercado del vehículo, siempre tienes la opción de afrontar la reparación y continuar disfrutándolo. Todo se reduce a una cuestión de prioridades. Si eres de los que sientes un gran apego por tu automóvil, a continuación te mostramos cómo puedes prolongar al máximo la vida útil de tu coche.

Aunque muchos fabricantes ofrecen recambios oficiales para cubrir sobradamente la vida útil de cada una de las unidades producidas, si prolongamos demasiado la vida de nuestro coche, corremos el riesgo de que cada vez existe menos stock de piezas, por lo que sufrir una avería y encontrar los recambios de coche para cualquier vehículo se vuelve una tarea cada vez más complicada. A pesar de ello, existen multitud de alternativas que te permitirán disfrutar durante mucho tiempo de tu coche, sin miedo a que una avería acabe forzosamente con el vehículo en el desguace.

Cómo prolongar al máximo la vida útil de tu coche

A continuación te mostramos una serie de consejos prácticos con los que podrás prolongar al máximo la vida útil de tu coche:

Un mantenimiento riguroso

prolongar-vida-util-coche

La clave principal para prolongar la vida útil de tu coche es seguir un mantenimiento riguroso. Los cambios de aceite, filtros, bujías, correas, líquido de freno y refrigerante deben realizarse en los intervalos recomendados por el fabricante, permitiendo así que el motor no esté expuesto a un desgaste prematuro. Cuando nuestro coche haya superado la barrera de los 200.000 kilómetros, es aconsejable reducir el tiempo/kilometraje de los intervalos de mantenimiento. A modo de ejemplo, si hasta el momento realizábamos una revisión cada 20.000 kilómetros, podría intensificarse este mantenimiento reduciendo el intervalo a 15.000 kilómetros. Aumentará el coste anual, pero evitarás así que el motor opere con un aceite que haya perdido algo de sus propiedades lubricantes.

Prepárate para sustituir piezas más caras

prolongar-vida-util-coche

No es un consejo de mantenimiento, pero es un principio que deberás tener siempre presente. A mayor kilometraje y años, muchas piezas que están diseñadas para aguantar mucho tiempo, empiezan a mostrar los signos de fatiga resultantes del uso. Componentes como el embrague, el turbo, alternador o diferentes piezas de la suspensión podrían empezar a mostrar un desgaste importante. Son repuestos algo más caros y cuya sustitución a menudo harán que te enfrentes a una factura elevada. Tenlo presente en todo momento, así evitarás sorpresa no deseadas.

Respeta las fases de calentamiento y enfriamiento del motor

Especialmente en estaciones de frío, es importante respetar los intervalos de calentamiento del motor. Cuando lo arranques por la mañana (o la primera vez ese día), deja algunos segundos el motor a ralentí antes de emprender el viaje. Durante los primeros kilómetros, trata de no revolucionar demasiado el motor entre cambio y cambio. También es importante, especialmente en los motores sobrealimentados, respetar las fases de enfriamiento. Tras un largo viaje, mantén el motor en marcha uno o dos minutos y después desconéctalo. Así habrás ayudado a que la turbina reduzca su temperatura y contribuirás a prolongar la vida útil de un repuesto caro como es el turbo.

Recambios de primeras marcas

prolongar-vida-util-coche

Y cuando el momento de sufrir una avería lamentablemente llegue, emplea recambios de primeras marcas para sustituir las piezas deterioradas. Estos repuestos son desarrollados por empresas grandes, con importantes departamentos de ingenieros que trabajan para crear piezas fiables y duraderas. Son más caras de adquirir que otros repuestos genéricos, pero ofrecen a menudo una mayor garantía, un mejor servicio postventa y una vida útil más larga.

Descarbonizar el motor

Descarbonizar el motor es un proceso mediante el cual se limpia la cámara de combustión y todas aquellas piezas que intervienen en el proceso de combustión y evacuación. Para su limpieza se emplea gas oxihidrógeno y se puede aplicar para retirar la carbonilla interna de todo tipo de motores de combustión interna. Es importante incluir esta función en el mantenimiento periódico de tu coche, lo que permitirá mejorar el consumo, recuperar potencia y disfrutar de un funcionamiento más suave. Además, no es un trabajo de taller demasiado caro y se obtienen importantes beneficios que, con el paso del tiempo, tu motor te agradecerá.

Protégelo de los elementos

No solo es importante cuidar el motor y toda la parte mecánica del coche para prologar al máximo su vida útil, ya que otras partes como la carrocería, la pintura o el interior completo también están expuestos al deterioro. Para ello, puedes protegerlo, siempre que sea posible, de los elementos externos, como el sol, la lluvia, los cambios bruscos de temperatura, barro, deposiciones de animales… Emplear parasoles, aparcar a la sombra o guardar el coche en un garaje son solo algunas medidas que puedes adoptar. Y no olvides limpiar el vehículo con cierta regularidad para proteger la pintura, y los plásticos y gomas del exterior.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.