En este artículo te conté todo lo que tienes que saber acerca de la curiosa historia del Porsche 959. El superdeportivo alemán, un referente para la industria del automóvil, vivió una vida repleta de altibajos con un largo programa de desarrollo, problemas con los costes de fabricación e irregularidades en algunos mercados. Sin embargo, el afán de un multimillonario logró cambiar una normativa de un país que le impedía poseerlo legalmente. ¿Cómo logró Bill Gates introducir un Porsche 959 ilegal en Estados Unidos y modificar una Ley para poder conducirlo?

Tras varios años de trabajo para crear el superdeportivo definitivo, Porsche finalmente estaba listo para lanzar el mercado el 959 en 1987. Comienzan las ventas de un coche que había salido muy caro de crear y que tenía unos costes de producción desorbitados. Era necesario que el coche estuviera disponible en todos los mercados mundiales, y Estados Unidos era uno de los más potentes a finales de los ’80, donde sus conductores amaban los productos que llegaban desde Zuffenhausen.

Declarado ilegal en Estados Unidos

porsche 959 bill gates

Al otro lado del Atlántico, los americanos disfrutaban del Porsche 911 -conoce su historia- legalmente y sin ningún problema. Sin embargo, el caso del 959 era diferente. Concretamente, su introducción en Estados Unidos no estaba permitida. La decisión involucraba a dos partes: por un lado, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza y, por otro, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, la NHTSA.

9 curiosidades del Porsche 959 que (casi) seguro no sabías

Esta administración de seguridad solicitó a Porsche la entrega de cuatro unidades del 959 para realizar pruebas de choque. La petición de la NHTSA correspondía al casi el 14% del total de la producción del Porsche 959 reservada para este mercado. La compañía alemana solo había concebido 29 ejemplares del modelo para este mercado, y entregar cuatro a la NHTSA para realizar pruebas suponía un alto coste a nivel de producción y una importante pérdida de ingresos.

porsche 959 bill gates

Porsche se negó y la NHTSA declaró el 959 como no homologado para su uso en carretera. En este punto, la compañía de Stuttgart decide probar una estrategia diferente: introducir estos 29 ejemplares en el país como coches de carreras. Sin embargo, los funcionarios lo vieron venir y argumentaron que un coche con aire acondicionado y radio no se podía utilizar para competir, por lo que volvieron a denegar el acceso al mercado. El Porsche 959 era, por tanto, ilegal en Estados Unidos.

¿Cómo logró Bill Gates introducir un Porsche 959 ilegal en Estados Unidos?

La marca parecía haber tirado la toalla en este punto, pero es justo aquí donde entra la figura de Bill Gates. El fundador de Microsoft, y ahora multimillonario empresario, es un enamorado de los Porsche y el 959 era la pieza que faltaba para completar su colección. Gates quedó prendado del modelo y encargó una unidad al fabricante. Lamentablemente, y según lo que establecía la ley de ese momento, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza confiscó el coche. Y allí estuvo durante más de una década.

porsche 959 bill gates

Lejos de rendirse, este contratiempo no detuvo a Bill. Gates se asoció con Bruce Canepa, un experto distribuidor de Porsche en Estados Unidos, y el cofundador de Microsoft, Paul Allen. Juntos trabajaron con el abogado Warren Dean para redactar una ley que permitiera conducir legalmente un Porsche 959 en Estados Unidos. Esta ley decía:

La espectacular colección de coches de Bill Gates

Si se produjeran 500 o menos automóviles, si no se produjeran actualmente, si nunca fueron legales en Estados Unidos y si fueran raros, se podrían importar sin tener que pasar los estándares del DOT. Siempre que cumplan con los estándares de la EPA y no se conduzcan más de 2.500 millas al año, serán legales”.

porsche 959 bill gates

Aunque se presentó el escrito, el proyecto de ley de Bill Gates fue rechazado en numerosas ocasiones. Finalmente, se abrió paso en un proyecto de ley de transporte del Senado firmado por el presidente Bill Clinton en 1999. Esta nueva ley se denominó Show and Display y aún hoy en día está vigente en el país. Fueron necesarios dos años más para formalizar la ley, pero Bill Gates al final consiguió legalizar su 959 y conducirlo por las carreteras estadounidenses a principios de la década de 2000.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.