Mazda demuestra, una vez más, su gran capacidad de adaptación al fusionar una tecnología apartada desde hace más de una década con un concepto de movilidad del futuro, creando así una solución que mejora la convivencia con un coche eléctrico al anular sus principales puntos débiles: la autonomía y los tiempos de recarga.

La compañía japonesa define al nuevo Mazda MX-30 R-EV (prueba) como un crossover híbrido enchufable con un motor rotativo que actúa como generador. Basado en el Mazda MX-30 (prueba), esta nueva versión es, en esencia, un coche eléctrico de autonomía extendida, es decir, que emplea un motor de gasolina como generador eléctrico para recargar su batería, aunque la propulsión del propio vehículo se realiza exclusivamente a través de un motor eléctrico.

Por tanto, el nuevo MX-30 R-EV está equipado con un sistema de propulsión compuesto por un motor eléctrico, una batería y un motor rotativo de nuevo desarrollo. Este propulsor representa el retorno de Mazda a su esencia después de que en junio de 2012 dejara de fabricar el modelo RX-8 y, con ello, la producción en serie del motor rotativo. Más de una década después, el motor rotativo vuelve a escena, pero adaptado a las nuevas necesidades de movilidad.

El motor rotativo de Mazda

Primero, déjame que viaje unas líneas al pasado. El 30 de mayo de 1967 fue presentado el Mazda Cosmo Sport, el primer vehículo con motor rotativo de toda la historia de la automoción. Pero hasta llegar a esa fecha, el trabajo de los ingenieros orientales fue titánico.

Para desarrollar su motor rotativo, Mazda optó por el tipo Wankel, caracterizado por su rotor de forma triangular. Durante el proceso, surgió el problema de las 'Devil’s nail marks' o los 'arañazos del diablo', las marcas que producían las puntas del rotor por las vibraciones.

Tsuneji Matsuda, presidente de Mazda
Tsuneji Matsuda, presidente de Mazda.

Para superar este escollo, la firma creó un grupo de 47 ingenieros, el mismo número que formaba Shijyu Shichi Shila, la banda de samuráis (los 47 rōnin) que vengaban a su líder. Al mando estaba Kenichi Yamamoto, que manifestó: A partir de ahora, el motor rotativo debe estar en sus mentes en todo momento, no importa si están dormidos o despiertos".

Pero no dieron con la tecla... Hasta que en 1963, uno de los miembros del equipo propuso cambiar ciertas características en el sello del motor, eliminando con ello las marcas del rotor. Un año después, y con el apoyo de Nippon Carbon Co., Ltd., Mazda creó un nuevo sello, hecho de materiales compuestos por aluminio y carbono.

Presentación del Mazda Cosmo Sport en el Salón de Tokio
Presentación del Mazda Cosmo Sport en el Salón de Tokio.

Tsuneji Matsuda, presidente de Mazda, dijo: "Si fallamos después de haber llegado tan lejos, se dirá que el motor rotativo es un inútil y eso sería lamentable". Y tras largos periodos realizando pruebas por Japón, en 1967 fue presentado el Mazda Cosmo Sport. Y el resto ya es historia, una historia de éxito que incluye la primera victoria en las 24 Horas de Le Mans, en 1991 y en la categoría absoluta, de un coche japonés, y la primera y única de un bólido con un motor rotativo gracias al espectacular Mazda 787B.

El bloque rotativo de nueva generación

El motor rotativo de nuevo desarrollo es una unidad de un solo rotor de 830 cm3 con un diseño muy compacto, un radio de generación de 120 mm y una anchura de 76 mm. Está integrado como parte del motor eléctrico y el generador, lo que da como resultado una anchura total inferior a 840 mm y permite integrar el conjunto en el mismo vano motor que emplea el Mazda MX-30 eléctrico. También en el conjunto, un depósito de combustible.

motor mazda mx-30 r-ev
El nuevo motor es más ligero y compacto que la última generación

Esta es una de las ventajas respecto a un propulsor de pistones: su menor espacio. La otra es que genera la misma potencia desde un bloque más compacto.

Los ingenieros de Mazda han trabajado para reducir el peso en más de 15 kilos en comparación con el anterior motor rotativo 13B Renesis que impulsaba al Mazda RX-8, reemplazando el hierro por aluminio. El propulsor genera una potencia de 55 kW (75 CV) y ha sido optimizado para reducir tanto el consumo como las emisiones.

Por este motivo, el nuevo motor rotativo de Mazda cuenta ahora con un sistema de inyección directa de combustible, permitiendo que la mezcla de combustible se distribuya en la zona de combustión principal, obteniendo así una combustión más eficiente.

1. Carcasa lateral (frontal). 2. Carcasa del rotor. 3. Inyector directo. 4. Carcasa lateral (trasera). 5. Engranaje estacionario. 6. Rotor. 7. Eje excéntrico.

Además, integra un sistema de recirculación de gases de escape (EGR) que contribuye a reducir tanto el consumo como las emisiones, y se ha desarrollado con técnicas avanzadas, como el rociado de combustible de oxígeno a alta velocidad (HVOF) que contribuye a rebajar la resistencia al desgaste y a la fricción.

¿Un coche eléctrico o un híbrido enchufable?

Para entender mejor cómo funciona el motor del Mazda MX-30 R-EV, lo primero a tener en cuenta es que el nuevo MX-30 R-EV actúa como un coche eléctrico, es decir, se mueve usando tan solo su motor eléctrico. Sin embargo, emplea un sistema híbrido en serie que añade un motor de combustión muy compacto que realiza la función de generador eléctrico con el que es posible recargar la batería mientras se conduce.

motor mazda mx-30 r-ev

De este modo, el MX-30 R-EV ofrece una autonomía de 85 kilómetros en modo eléctrico puro (110 kilómetros en ciclo urbano) gracias a una batería de ion de litio que permite cubrir los desplazamientos diarios. A esto hay que añadir un depósito de gasolina de 50 litros que emplea el motor rotativo para generar electricidad que recarga la batería y soluciona el problema de autonomía de los vehículos eléctricos en los desplazamientos más largos.

Tres modos de conducción

Para poder elegir qué hacer en cada momento, el MX-30 R-EV ofrece tres modos de conducción diferentes: Normal, EV y Carga. El primero de ellos, el modo Normal, está diseñado para utilizarse mientras la batería tiene suficiente carga, con el motor rotativo inactivo. Sin embargo, si pisamos el acelerador y demandamos más potencia al sistema, el motor rotativo se activa y suministra energía adicional a la batería, lo que mejora las prestaciones sin alterar la velocidad máxima del vehículo, cifrada en 140 km/h.

motor mazda mx-30 r-ev
¿Normal, EV o Carga? Cada modo cumple una función específica

El modo EV extiende al máximo la conducción eléctrica hasta llegar a agotar por completo, lo que activaría el motor rotativo de forma automática para generar electricidad. El motor rotativo también se activa, al igual que en el modo Normal, si el conductor demanda más potencia en una aceleración.

Mientras tanto, el modo Carga está pensado para preservar la energía de la batería por encima del nivel especificado. El MX-30 R-EV activará el generador para que la carga no caiga por debajo de ese nivel, lo que es ideal para reservar la carga para circular en modo eléctrico al llegar al destino o para emplear la función V2L (vehicle to load) que permite suministrar electricidad a consumidores externos, como electrodomésticos pequeños, a través de la toma de corriente del maletero.

Un potente motor eléctrico, una batería y diferentes opciones de carga

motor mazda mx-30 r-ev
Hasta 85 kilómetros de autonomía homologada

La segunda parte del sistema de propulsión del Mazda MX-30 R-EV es un motor eléctrico que desarrolla una potencia máxima de 125 kW (170 CV) y un par motor de 260 Nm. Incluye un sistema de refrigeración de aceite y está alimentado por una batería de ion de litio de 17,8 kWh unida a la carrocería del vehículo, lo que mejora la rigidez general del MX-30.

Esta batería admite cargas normales de corriente alterna monofásica y trifásica, así como recargas rápidas de corriente continua. En un punto de carga rápida de 36 kW o más, la batería puede pasar del 20% al 80% en 25 minutos, mientras que una carga normal trifásica de corriente alterna de 11 kW requiere unos 50 minutos para alcanzar el 80% del nivel de batería.

Por último, una carga normal monofásica de corriente alterna de 7,2 kW requiere aproximadamente de 1 hora y 30 minutos. Además de mediante la recarga desde una toma eléctrica o empleando el motor rotativo como generador, el Mazda MX-30 R-EV equipa un sistema de freno regenerativo que recupera tanta energía como es posible en las fases de frenado.

El nuevo Mazda MX-30 R-EV ya está disponible para comprar en España desde 38.050 euros en las versiones Prime-Line, Exclusive-Line, Advantage y Makoto, así como la exclusiva edición especial Edition R.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.