Por norma general, se tiene sumo respeto por los vehículos clásicos, lo que provoca que haya muchos que no son fans de lo que se conoces como restomod. Sin embargo, hay ocasiones en las que este tipo de creaciones merecen nuestra admiración, como el caso de este Ford Mustang Shelby GT500 del 67 que se ha convertido en una bestia de 810 CV por cortesía de Classic Recreations.

Ford Mustang Shelby GT500CR 3/4 trasera

Y es que a esta ya de por sí espectacular fórmula se le ha añadido el apellido CR en busca de hacer referencia a la fibra de carbono con la que se ha gestado su carrocería. Gracias al empleo de dicho material, este Ford Mustang Shelby GT500CR es 270 kilos más ligero que el modelo “estándar” que también ofrece Classic Recreations.

El Ford Mustang Shelby GT500CR es una bestia de 810 CV

A nivel estético no encontramos demasiadas innovaciones además del kit Eleanor tan mítico del muscle car de Ford. En función de lo que quiera el cliente, los paneles del Ford Mustang Shelby GT500CR pueden mantener la fibra de carbono expuesta o, por el contrario, ser pintados.

Un Ford Mustang Eleanor de la película ’60 segundos’, a la venta

En lo que a mecánica se refiere, nos encontramos con una suspensión Detroit Speed, amortiguadores Coilovers JRI y un sistema de suspensión Quadralink en el eje posterior. Además, también nos encontramos con unos frenos mejorados por cortesía de Wilwood.

Ford Mustang Shelby GT500CR lateral

Sin embargo, el verdadero punto álgido de este Mustang lo encontramos bajo el capó. Y es que aquí se esconde un propulsor Coyote V8 de 5.2 litros de tercera generación que, en esta ocasión, desarrolla la friolera de 810 CV de potencia. Dicha cifra se gestiona por medio de una caja automática de doble embrague y 10 relaciones.

Este Shelby GT500 Super Snake es el Mustang más caro de la historia

En caso de que te estés planteando hacerte con este Mustang de ensueño mejor prepara la cartera. Y es que este GT500 con tan solo las modificaciones mecánicas implica un desembolso de 265.000 dólares; en caso de que incluyamos la fibra de carbono, la factura asciende hasta los 298.000 dólares, o lo que es lo mismo, 247.000 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.