Que la historia de Porsche y Volkswagen está muy unida en sus orígenes, y posteriormente con la adhesión de la firma de Stuttgart al gigante Grupo Volkswagen, es algo que todo el mundo ya sabe. Sin embargo, ¿conoces la historia del Volkswagen 39? ¿Sabías que existió un proyecto que involucraba una versión más rápida del Beetle construido y modificado por el mismísimo Ferdinand Porsche?

En la Alemania de preguerra, Volkswagen apenas era una marca que daba sus primeros pasos en el mundo de la automoción. Ferdinand creó su oficina de proyectos con el nombre Dr. Ing. h. c. F. Porsche GmbH en su puerta en abril de 1931 y, tras diversos encargos y conformar un completo equipo de desarrollo de automóviles, en 1938 llegaría un encargo de la propia administración nazi, el desarrollo de un vehículo de calidad para el pueblo. Nacía así el Volkswagen Tipo 1.

Volkswagen 39, el Beetle a los ojos de Ferdinand Porsche

Volkswagen 39

Pero Ferdinand, junto a su hijo Ferry, tenía más planes para el Tipo 1, más conocido como Volkswagen Beetle (prueba) o Escarabajo. Porsche diseñó el denominado Volkswagen 39, una versión más rápida del Beetle de la época con ventana dividida, equipando al icono alemán con el motor del Type 64, un coche de carreras que participó en la carrera de larga distancia entre Berlín y Roma en el año 1939.

El motor en cuestión era una unidad de cuatro cilindros bóxer de 985 cc que ofrecía una potencia incrementada hasta los 32 CV. Aunque las cifras no son muy relevantes en estos tiempos, hace 80 años y en un vehículo de apenas 695 kilogramos de peso, el Volkswagen 39 auguraba una velocidad máxima de 145 km/h.

Volkswagen 39

El plan inicial de Porsche era el de construir 50 unidades del Volkswagen 39, con Ferdinand y Ferry a menudo conduciendo los vehículos producidos en Zuffenhausen hacia las plantas de Volkswagen en Wolfburgo y Berlín. Sin embargo, los planes de Porsche fueron truncados con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Hasta la fecha, tan solo se habían fabricado 14 de los 50 modelos planeados, y 13 de ellos se perdieron en la guerra.

La unidad que sobrevivió al conflicto bélico fue el chasis 1-00003. Este modelo 39 fue destinado al Frente Laboral Alemán y, de alguna manera, evitó ser destruido por completo en la guerra. Tras acabar la guerra, el coche fue recuperado de las ruinas en un estado crítico y se vendió a un coleccionista de Hamburgo en 1948, quien lo pintó de gris.

Volkswagen 39

Hace tan solo cinco años, el único ‘Porsche Beetle’ que sobrevivió fue sometido a una completa y meticulosa restauración para devolverle al estado en el que salió de la fábrica en 1939. El proceso llevó a un grupo de especialistas un total de tres años de duro trabajo, devolviéndole incluso su pintura brillante Nitro Black que caracterizaba a los Beetle que un día Ferdinand Porsche modificó a sus estándares.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.