Si pensamos en el Mazda RX-7 se nos viene a la mente uno de los deportivos más emblemáticos y precisos del siglo pasado. Su última generación, la FD, fue la encargada de robar más corazones y también de destrozarlos tras su desaparición. Sin embargo y pese al cariño que se le tiene al RX-7, hay gente que ha decidido ir más lejos con el deportivo nipón.

Vídeo: un Audi RS3 con 1.100 CV se enfrenta al Hoonicorn de Ken Block

Y es que el Mazda RX-7 es famoso por ser uno de los coches más modificables del mundo, pero el propietario de esta unidad ha dado un paso más. Ahora, el mítico deportivo no solo cuenta con mejoras en el motor, sino también con el sistema de tracción total de un Nissan GT-R R32.

Un Mazda RX-7 con más de 1.000 CV y tracción total

Esta unidad pertenece concretamente al conocido youtuber Rob Dahm, quien ha querido retar al Ford Mustang-based Hoonicorn de Ken Block. Sin embargo, un RX-7 de serie no es rival para el muscle car del piloto, por lo que Dahm se ha visto en la obligación de aplicar numerosas modificaciones en su deportivo.

La historia del Mazda RX-7

La primera de ellas la encontramos en el apartado estético, donde nos encontramos con un importante ensanchamiento de los pasos de rueda y diferentes componentes por cortesía de un body kit específico. No obstante, una de las modificaciones más importantes reside en el motor.

Y es que el propulsor rotativo del Mazda RX-7, que de serie erogaba 240 CV, ahora produce 1.240 CV gracias a la presencia de un turbo Garrett. Esta potencia se gestiona por medio de un cambio secuencial de seis relaciones y por el ya mencionado sistema de tracción total del GT-R.

Sin embargo, y pese a la desmesurada cantidad de potencia que produce el japonés, los 1.400 CV del Ford Mustang-based Hoonicorn son demasiados para el RX-7. Con esta premisa, Rob Dahm no solo pierde dos de las tres carreras que corren, sino también el capó y parte de la aleta delantera derecha.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.