El futuro de la industria del automóvil será eléctrico y completamente autónomo. Ya no conduciremos, sino que nos desplazaremos dejando todas las funciones de la conducción al propio vehículo. Este futuro aún está a algunas décadas de distancia, pero parece cada vez más próximo con vídeos como el que ilustra estas líneas. En él podrás ver cómo el BMW iX aparca, carga la batería y lava la carrocería de forma autónoma en un parking inteligente.

PRUEBA: BMW iX3

BMW ha decidido mostrar las habilidades de su nuevo SUV eléctrico en un vídeo demostración. En él, los dueños de este BMW iX llegan a lo que parece un centro comercial para pasar el rato de compras. En lugar de dedicar tiempo a buscar una plaza de aparcamiento, el conductor detiene el vehículo en una zona habilitada para ello. Activa una función específica en una app móvil de BMW y se marcha hacia el interior del centro comercial.

El BMW iX aparca, carga la batería y lava la carrocería de forma autónoma

Es en este momento en el que empieza la magia. El iX se dirige en busca de un cargador automático donde un brazo robótico equipado con un enchufe se encarga de suministrar corriente a la batería del vehículo. No sabemos cuánto tiempo permanece, pero desde ese punto se dirige a un túnel de lavado automático que, aparentemente, está en medio del propio parking.

Los propietarios entran de nuevo en escena y “llaman” al coche a través de su smartphone. El vehículo vuelve automáticamente al lugar de recogida, con la carrocería limpia y con un 64% de carga en la batería. El iX realiza todas estas funciones a baja velocidad y de forma autónoma, sin que ninguna persona supervise las maniobras o vigile que nada ni nadie se cruce en la trayectoria de un vehículo sin conductor.

En la descripción del vídeo nos ofrecen algunos detalles adicionales. El vídeo se rodó en una ubicación especial con todo tipo de sensores y equipos adicionales configurados para ayudar al BMW iX a avanzar. Es en gran medida una prueba de concepto y, como tal, omite el mayor obstáculo para los sistemas autónomos: la aleatoriedad.

Todo puede torcerse en un abrir y cerrar de ojos. Por ese motivo, esta tecnología aún está a años de que sea 100% funcional y operativa como para ponerla en práctica en un aparcamiento público. Aun así, resulta impresionante. No te lo pierdas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.