Cinco razones para ver la centésima Indy 500 el domingo

Indy 500

OK, has acabado una semana larga, ya estás esperando los eventos automovilísticos y, francamente, cuesta decidir el que más te atrae para seguirlo por TV o la plataforma que utilices. Y asumiendo que el domingo no habrá mucho ruido tras el Gran Premio de Mónaco en la Fórmula 1, me complace darte las excusas válidas para seguir por como mejor te parezca, la centésima edición de las 500 millas de Indianápolis, la carrera de monoplazas más antigua y prestigiosa del mundo por excelencia.

Carrera impredecible como cada año

No es raro en ningún sentido que las carreras de esta categoría sean así y más en los óvalos, no obstante, la Indy 500 en su edición N° 100 promete el eterno espectáculo traído a todos por 33 monoplazas que varían de posiciones constantemente como para llegar a decidirse incluso en el tramo final.

 Sabor internacional de origen estadounidense

Asimismo, la carrera más famosa de Estados Unidos ha tenido múltiples ganadores de otros países en, obviamente, distintas ocasiones. De hecho, en los últimos quince años, sólo tres pilotos locales ganaron la competención: Buddy Rice en 2004, Sam Hornish Jr. en 2006 y Ryan Hunter-Reay en 2014. La edición del año pasado la ganó el colombiano Juan Pablo Montoya.

Velocidad únicamente igualable en la resistencia

Aunque es de promover velocidades de infarto igual que Las Vegas o Daytona, el óvalo de Indianápolis trae consigo el aliciente de elevadísimos promedios entre las 220 y 235 millas por hora. Matemáticas sencillas: nos acercamos a los 380 kilómetros por hora ¡¡EN MONOPLAZAS!!

El espectáculo previo

Convengamos en que las carreras no son tales sin algún tipo de show relacionado o no con la materia, pero dada la edición 100, hemos de esperar un espectáculo digno de honrar la tradición festiva estadounidense que es capaz de tocar las emociones en todo el mundo.

La competición en sí

Digamos que los cuatro primeros puntos no son nada sin este a fin de no dejar en pie una obviedad, y, efectivamente las dos horas o más que dure la carrera no aburren en lo absoluto. Aunque sólo sean dos motores (Chevrolet y Honda) y un chasis (Dallara), la espectacularidad de la carrera está garantizada en todo momento.

No en vano, su fama es mundial

Aún cuando coincide con el Gran Premio de Mónaco en la F1, la audiencia en la Indy 500 rebosa los miles de millones a través de las distintas plataformas. Es por estas cinco razones, y quién sabe si hay más, que las 500 millas de Indianápolis ocupa el lugar de la carrera de monoplazas más famosa del planeta.

¿A preparar la cena para la carrera?

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here