Para muchos es una de las mejores generaciones de la historia del BMW M5. No es el más potente ni el más rápido (este título le corresponde BMW M5 F90), pero sí el único que ha estado equipado con un motor V8 atmosférico y un cambio manual de seis velocidades. Hoy te traemos un BMW M5 E39 de 2001 con 32.000 kilómetros que está en venta, una unidad que no solo tiene un bajo kilometraje, es que además está impecablemente conservada y rematada en el poco común color ‘Royal Red’.

A subasta este BMW M3 CSL de 2004 con solo 15.000 km

Tan poco común que según los vendedores, solo hay ocho ejemplares del M5 E39 en el mundo que combinen ese color exterior con un interior en cuero negro. Ha tenido un único propietario durante toda su vida, que optó por opciones como los apliques decorativos interiores en madera o las cortinas solares traseras. Durante estos 19 años este M5 E39 de 2001 con 32.000 kilómetros que está en venta también ha recibido alguna que otra modificación.

BMW M5 E39 de 2001 con 32.000 kilómetros trasera

Estas se centran principalmente en mejorar la entrada de aire y la salida de gases del motor. El dueño apostó por los expertos de Dinan, que instalaron una admisión de fibra de carbono menos restrictiva y un sistema de escape de acero inoxidable. No sabemos por qué ha decidido venderlo, pero lo cierto es que parece que es un buen momento por los precios que están empezando a alcanzar determinados ejemplares del M5 E39.

Este, en concreto, está a la venta en este concesionario de Washington (EE.UU.) por 59.950 dólares, el equivalente a unos 51.000 euros al cambio. Una cantidad elevada para un coche de 2001, pero no tanto si tenemos en cuenta su estado, su rareza y sobre todo, sus características técnicas. Porque recordemos que el BMW M5 E39 fue el primer M5 de la saga que desechó los bloques de seis cilindros en favor del potente V8 S62.

BMW M5 E39 de 2001 con 32.000 kilómetros interior

Una mecánica, prácticamente idéntica a la del BMW Z8, que es capaz de producir 400 CV de potencia y 500 Nm de par. Toda esa potencia se envía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades y de un diferencial de deslizamiento limitado. Con todo, logra pasar de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos, nada mal para un coche de hace casi dos décadas y que pesa 1.795 kg en orden de marcha.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.