El mundo animal y la industria del automóvil siempre han estado ligados. Desde los coches con nombres de animales, pasando por elementos de diseño inspirados en estos seres vivos, hasta llegar a definir el futuro del sector a nivel de ingeniería. Un grupo de científicos de la Universidad del Sur de Florida (USF) han descubierto que la velocidad de desplazamiento de las medusas podrá aplicarse a los vehículos del futuro.

Los 10 coches más locos que se han vendido

“El hecho de que estos animales hayan descubierto cómo lograr un impulso de tipo ‘efecto suelo’ en aguas abiertas, lejos de cualquier superficie sólida, tiene el potencial de abrir un abanico de nuevas posibilidades para que los vehículos aprovechen este fenómeno”, manifestó Brad Gemmell, científico a cargo del estudio publicado en Proceedings of the The Royal Society B.

Las medusas, también conocidas como ‘el nadador más eficiente del mundo’, producen dos anillos de vórtice, que son cuerpos de fluido en forma de aro debajo de sus cuerpos, los cuales giran en direcciones opuestas. Estos anillos aparecen cuando las medusas se contraen y se vuelven a expandir a lo largo de cada ciclo de nado (lo que podríamos identificar como nuestras brazadas al nadar), lo que proporciona una fuerza de ‘efecto suelo’ como si fueran empujadas por el fondo marino.

La velocidad de desplazamiento de las medusas podrá aplicarse a los vehículos del futuro

“Durante el despegue [de un avión], el aire se comprime entre el avión y el suelo, lo que genera presión y una fuerza que aumenta el rendimiento”, comenta Gemmell, quien resalta que el denominado ‘efecto suelo’ se entiende mejor en las pistas de los aeropuertos. La investigación del equipo de científicos de Gemmell ha demosrado que las medusas pueden usar sus dos anillos de vórtice en lugar del suelo.

Los anillos crean resistencia entre sí, creando una ‘pared virtual’ que proporciona un impulso similar en rendimiento al que generan otros animales marinos cuando nada cerca del fondo. “Nunca antes se ha demostrado que un animal pueda crear este fenómeno lejos de un límite sólido”, subraya la investigación.

Gemmell y su equipo capturaron el movimiento de ocho medusas nadando en un recipiente de vidrio utilizando una cámara digital de alta velocidad que grabó el movimiento de estos animales a 1.000 fotogramas por segundo. El vídeo, que acompaña a este artículo, muestra que las medusas que estaban en movimiento mostraban un aumento del 41% en la velocidad máxima de nado y un 61% en la distancia acumulada recorrida por ciclo de nado en comparación con los animales que partían del reposo.

Varios grupos de investigación utilizan medusas como modelo para desarrollar vehículos submarinos que pueden equiparse con sensores que monitorean el océano sin interrupciones. Estos nuevos hallazgos pueden mejorar el desarrollo de estas tecnologías y una mayor comprensión del océano, señaló la universidad en su página web.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.