El Toyoda AA representa el inicio de uno de los mayores grupos automovilísticos del mundo, si no el que más: Toyota. Este modelo fue el primer coche de Toyota, con el que la empresa nipona inició su andadura en el mercado. Un vehículo que marcó un antes y un después en la industria, el turismo pionero en la firma japonesa. Incluso podríamos decir que se trata de una de las piezas más valiosas de la historia del país del sol naciente. Es por eso que lo consideramos un elemento básico en la cultura del motor.

Toyota está fabricando su propio Nürburgring en Japón

Solo un Toyoda AA, y está en Holanda

Por desgracia, tan solo existe un único superviviente del modelo Toyoda AA después de que tuviera lugar la guerra. Una unidad realmente especial que a día de hoy descansa en el museo holandés de Louwman. Allí se encuentra desde el año 2008, cuando a Ronald Kooyman, su director general, le ‘soplaron’ que alguien vendía un ejemplar del Toyoda AA. Estaba en Rusia y aunque en el anuncio se le identificaba como un Airflow, estaba claro que era el AA después de una minuciosa investigación.

toyoda aa

El propietario era un campesino que lo había estado utilizando para sus labores agrícolas en territorio siberiano después de la Segunda Guerra Mundial. El estado no era el mejor posible, pero no había alternativa: habían encontrado uno de los coches más extraños y originales del mundo. Así las cosas, después de siete largos meses de burocracia y un sinfín de llamadas telefónicas, el Ministerio de Cultura ruso dio permiso para sacar el Toyoda AA del país y que viajase hasta su nuevo hogar en los Países Bajos.

Inspirado en Norteamérica

El diseño del Toyoda AA tiene su origen en Norteamérica. Fue ahí donde se inspiraron sus diseñadores, en los principales vehículos yanquis de la época. Y es que el fundador de Toyota, Kiichiro Toyoda, era un emprendedor que acostumbraba a viajar a Estados Unidos a quien le fascinaban sus automóviles y sus fábricas. De esta forma, tras llegar al éxito con su negocio de telares, en el año 1936 fundó la división automovilística de Toyoda Automatic Loom Works, su sueño.

PRUEBA: Toyota RAV4 Hybrid 4×2 2019 

Aun así, un año antes, en 1935, fue desvelado el primer prototipo que adelantaba cómo sería el modelo de producción. Su nombre era A1 y guardaba un parecido bastante razonable con el popular De Soto Airflow. La principal idea era que los pasajeros de la fila trasera de asientos pudiesen disfrutar de mucha amplitud y comodidad. En cuanto al motor del Toyoda AA, estaba propulsado por un bloque de gasolina 3,3 litros de cilindrada y seis cilindros.

toyoda aa

Ya en 1937 se decidió que esta división encargada de fabricar coches necesitaba un nuevo nombre, lo que motivó un concurso para encontrarlo. Tras estudiar varias miles de propuestas, finalmente se escogió el de Toyota Motor Co. Una de las razones fue porque se trata de un nombre que en japonés evoca a la suerte. En 1942, después de 1.404 unidades fabricadas en seis años, su producción llegó al final. Siete décadas más tarde, el único superviviente se puede ver en el Museo Louwman.

Un Toyoda AA en estado original

El Toyoda AA del que estamos hablando se encuentra en un estado completamente de serie. Eso sí, ha sido necesario realizar algunas modificaciones menores. Entre otras mejoras, se han sustituido elementos como la rejilla del radiador, los faros delanteros, los tiradores exteriores de las puertas o las llantas. Aun así, al verlo en las fotos queda claro que la restauración no ha sido ni muchísimo menos profunda y que este ejemplar se encuentra tal y como se compró hace ya más de diez años.

toyoda aa

El habitáculo deja entrever que su actividad ha sido agrícola y la tapicería está bastante rasgada. Además, cuenta con algunas partes interiores oxidadas. Las ventanillas traseras están rotas y la llave está sujeta a través de una cuerda. Lo más sorprendente es que en el momento de su compra el motor todavía era capaz de arrancar. La decisión de haberlo dejado así obedece a que a su nuevo propietario le pareció más místico; tenía más valor para él de esta guisa.

Coches antiguos en España que se siguen vendiendo en otros países

¿Quieres saber una curiosidad? En el momento en el que se lanzó la mayoría de los caminos en Japón estaban ocupados por carros, caballos y por otros animales. Estos no estaban acostumbrados a escuchar los ruidos que emitían los coches, pero sí al vendedor de tofu. Fue por eso que el claxon se diseñó para que sonase igual que éste, y cuando se accionaba se escuchaba algo parecido a “to-fu”, “to-fu”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.