El SEAT Terra es uno de esos vehículos que, aunque pueda parecer que pasó desapercibido, desempeñó un papel también importante en la historia de SEAT. Resulta que esta furgoneta derivada de un turismo de la marca española fue el primer modelo en equipar un motor de Volkswagen y también se convirtió en el primer SEAT de segmento A con mecánica diésel.

La primera furgoneta mixta de pequeño tamaño de la marca española fue la Formichetta, un vehículo que derivaba del SEAT 600 (prueba) que se remonta a los orígenes de la década de 1960. Creado en colaboración con el carrocero Siata, este curioso automóvil comercial permanecería en activo hasta 1968, momento a partir del cual cesa su fabricación tras unas 7.000 unidades producidas.

seat terra

Tendría que pasar más de una década hasta que SEAT volviera a probar suerte en este segmento de furgonetas derivadas de turismo. En los años ’80, la compañía de Martorell desarrolla primero la SEAT Trans, un modelo derivado del Panda. Más tarde, se convertiría en la Terra, en este caso basado en el Marbella que reemplazaba al Panda en esos años de transición entre el control de Fiat y la integración en el Grupo Volkswagen.

SEAT Terra: el primer SEAT con motor Volkswagen

Las tres furgonetas fueron modelos exclusivos de SEAT y el Terra no llegaría hasta principios de 1987, solo unos meses después del lanzamiento del Marbella. La marca presenta el Marbella como el tercer modelo con nombre de ciudad española, tras el SEAT Ronda, Ibiza y Málaga. Para su versión furgoneta, los directivos de SEAT se inspiraron en una versión del Panda, el Panda Terra, que era un pick-up campero con cerramiento de lona y una estructura tubular.

seat terra

Aterrizaba en España el SEAT Terra a principios del año 1987 y, al estar basado en el Marbella, optaba por el mismo motor de gasolina de cuatro cilindros en línea y 903 cm3 con 40 CV de potencia. Se ofrecía inicialmente en dos versiones, una totalmente panelada mucho más comercial y otra acristalada que a partir de 1991 pasaría a denominarse Terra Kombi.

SEAT Marbella Playa Concept: el pick-up ‘made in Spain’

Así lo comercializa la marca hasta principios de 1990, cuando se presenta una actualización estética del Terra con retoques en el frontal. Sin embargo, más allá de los cambios en el diseño de la carrocería, la gran novedad era la llegada de un segundo motor en la gama, un propulsor diésel atmosférico de 1.3 litros con 45 CV de potencia y cambio manual de cinco velocidades.

seat terra

Este motor diésel significaba dos importantes acontecimientos en el seno de SEAT. Por un lado, el motor era de origen Volkswagen y el primero que se instalaba en un coche de calle de la marca. Por otro, era el primer automóvil de segmento pequeño en equipar un propulsor de gasóleo. Se denominó comercialmente como SEAT Terra D.

Un nuevo motor diésel y el fin de su vida comercial

El Terra rápidamente se convirtió en un éxito de ventas para SEAT. Esta furgoneta pequeña ofrecía un tamaño compacto y una carga útil de 520 kilos que la hacía ideal para trabajos rurales. Junto a la carrocería Kombi, en 1991 se introduce un nuevo motor diésel, en este caso, de 1.4 litros con 48 CV de potencia. El bloque tardaría un año más en llegar a la versión panelada y siempre estaría acompañado en la gama del motor de gasolina de 903 cm3.

El SEAT Terra permanece en activo hasta el año 1995. Fue entonces cuando la firma de Martorell introduce su reemplazo generacional en el mercado, el SEAT Inca, una furgoneta que en este caso se basaba en la segunda generación del Ibiza y que también comercializó Volkswagen como la segunda generación del Caddy. Con el Inca se cerró la aventura de SEAT en el segmento de las furgonetas derivadas de turismo y desde 2003 no ha vuelto a ofrecer un vehículo de estas características dentro de su gama de productos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.