Pedro Sánchez ha reculado en cuestión de horas, modificando uno de los aspectos más polémicos de su nuevo programa de Gobierno: en el punto 236 del mismo el PSOE prometía que “prohibiremos a partir de 2040 la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales”, pero finalmente ha dado marcha atrás y no prohibirá la venta de coches gasolina y diésel.

Coches diésel limpios frente a los eléctricos

El partido a modificado la redacción de dicho punto, que según fuentes de El Mundo ahora rezaría “En desarrollo de la estrategia de descarbonización de 2050, adoptaremos las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de CO2 de 0 g/km”.

La modificación es importante, puesto que suaviza el discurso y además hace referencia solo a los vehículos nuevos, dejando fuera a las transacciones entre particulares, que originalmente también iban a estar prohibidas según la redacción del artículo, lo que hubiera dejado una cantidad enorme vehículos en un limbo en el que a partir de 2040 no hubieran podido ser vendidos ni cambiar de dueños.

Francia prohibirá la venta de coches diésel y gasolina a partir de 2040

El cambio de parecer se debe a la enérgica reacción del sector de la automoción, para quien el nuevo enunciado también hace una referencia al afirmar que “A tal efecto se trabajará con el sector y se pondrán en marcha medidas que faciliten la penetración de estos vehículos, que incluirán medidas de apoyo a la I+D+i”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.