De un tiempo a esta parte, los conductores que necesitan un coche han visto cómo sus opciones de propiedad han aumentado con la llegada del renting de particulares. Una fórmula que permite disfrutar de un todo incluido a cambio de una mensualidad fija. Una alternativa al alquiler, al carsharing o la tradicional adquisición de un vehículo: ¿qué es mejor: el renting o la compra?

Lo cierto es que no existe una respuesta universal porque todo dependerá de las necesidades de cada conductor. No obstante, tanto el renting de particulares como la compra llevan aparejadas una serie de ventajas… y de inconvenientes. Eso sí, antes de llegar a esta comparativa es necesario hacer las correspondientes presentaciones.

Campa de coches

¿Qué es el renting de particulares?

La compra de un coche nuevo es una operación conocida por todos: supone adquirir un modelo a una marca pagando al contado o financiándolo. ¿Qué es el renting? Se trata de un alquiler de larga duración que, normalmente, dura entre dos y cinco años. El conductor no es dueño del vehículo, pero pagando una cuota fija todos los meses disfruta de él como si lo fuera. Cuanto termina el contrato, dependiendo de la empresa, puede quedarse con esa unidad, devolverla o prorrogar la unión.

Hasta hace unos años la creencia popular había extendido que el renting sólo estaba destinado a empresas y autónomos, pero los particulares también pueden contratarlo. La única diferencia es que estos últimos no tienen las mismas ventajas fiscales que en los dos primeros casos.

Concesionario

Ventajas del renting

La principal ventaja del renting es todo lo que incluye la mensualidad y el ahorro que conlleva: seguro del coche, impuestos, mantenimiento, reparación de averías, cambio de neumáticos (si corresponde)… Dependiendo del contrato a estos servicios base se pueden añadir otros como un vehículo de sustitución cuando el principal debe pasar por el taller, recogida y entrega en el domicilio, etc.

A esto hay que añadir que la mayor parte de las empresas de renting de particulares no exigen una entrada para acceder al coche, aunque sí hay que cumplir determinados requisitos económicos. Otro punto a favor es la inmediatez: están disponibles en breves plazos de tiempo ya que no hay que esperar a que la unidad se fabrique o repongan el stock. Y otra ventaja son los propios vehículos: son modelos nuevos que cuentan con las últimas novedades en seguridad, tecnología… y motores, algo a tener en cuenta si nos movemos por ciudades con restricciones.

Llaves de coche

Inconvenientes del renting

Como todo, el renting tiene una cara y una cruz. Es ahí donde encontramos las desventajas que implica decantarse por esta modalidad como, por ejemplo, el límite de kilómetros. El contrato estipula un número del que no nos podemos pasar: si esto sucede, lo normal es que apliquen un recargo.

Las averías más comunes en los coches: ¿has sufrido alguna?

Además, si buscas los mejores precios no será posible personalizar el coche que elijamos: ni color, ni equipamiento, ni acabado… Estas opciones ya están definidas. De la misma manera, no podremos llevar a cabo ninguna modificación como, por ejemplo, cambiar las suspensiones o las llantas, sin el consentimiento del renting. Y si tenemos que pasar por el taller, el Renting nos recomendará uno de los estipulados en el contrato: no podremos elegirlo nosotros.

¿Renting o compra?

Como apuntábamos antes, para esta pregunta hay tantas respuestas como conductores. Si sabemos que vamos a cumplir las condiciones del renting será la opción más recomendable, siempre y cuando nuestro objetivo no pase por tener un coche en propiedad durante un largo periodo de tiempo porque, en este caso, la gran ventaja del ahorro se ve diluida.

Renting o compra

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.