SEAT S.A. es la única compañía que diseña, desarrolla, fabrica y comercializa automóviles en España. Integrada en el Grupo Volkswagen, la multinacional vende vehículos bajo las marcas CUPRA y SEAT, mientras que SEAT MÓ es la unidad de negocio que cubre los productos y soluciones de movilidad urbana.

SEAT exporta más del 80% de sus vehículos y está presente en 75 países. La compañía emplea a más de 15.000 profesionales y tiene tres centros de producción: Barcelona, El Prat de Llobregat y Martorell, donde fabrica el SEAT Ibiza, el Arona, la familia del León y el Cupra Formentor. Además, produce el Cupra Born y el Seat Tarraco en Alemania, el Ateca en la República Checa y el Seat Alhambra en Portugal.

prueba del Seat 1400

La empresa también cuenta con SEAT CODE, el centro de desarrollo de software ubicado en Barcelona. SEAT invertirá 5.000 millones de euros hasta 2025 para desarrollar nuevos modelos para las dos marcas comerciales, SEAT y Cupra, y para electrificar la gama. La compañía tiene el propósito de jugar un rol relevante en la electrificación de los vehículos eléctricos urbanos, con un foco especial en la transformación de la industria española del automóvil…

SEAT Ronda, “el acto de guerra entre Fiat y SEAT”

Pero no siempre la marca española estuvo rodeada de ese halo de magia, fuerza, éxito y potencial. De hecho los inicios fueron modestos y duros, de la mano del INI (Instituto Nacional de Industria), de cinco bancos españoles y de Fiat, que aportaba su experiencia y su tecnología.

En 1953, tres años después de constituir la sociedad, la firma española lanzó al mercado el coche de la prueba, el Seat 1400, el primer modelo que iba a comercializar y que se presentaba como una berlina de 4 puertas, 4,24 metros de longitud y un diseño original de Fiat pero muy en la línea de lo que en esa época estaba de moda en los Estados Unidos.

prueba del Seat 1400

Eran tiempos de recuperación tras una dura guerra civil, pero gracias a la ayuda americana que a partir de 1953 inyectó grandes sumas de dinero en nuestro país (una ampliación del Plan Marshall), España había comenzado una etapa de gran desarrollo económico en campos como el de la industria, la agricultura o el comercio.

Por ello, en 1953, el año de la creación de James Bond por Ian Fleming, de la coronación por vez primera del monte Everest o del lanzamiento del primer número de la revista Play Boy, Seat buscó el modelo más equilibrado y práctico mientras la mayor parte de los 950 trabajadores de Seat en la Zona Franca trabajaban ya en secreto en el modelo 600 que vería la luz cuatro años después y que, esta vez sí, se convertiría en el verdadero coche del pueblo.

PRUEBA: Seat 600 D

En realidad, y gracias al acuerdo de licencia firmado con Fiat, al principio los coches llegaban desde Italia desmontados, y en la Zona Franca lo único que se hacía era atornillar piezas y componer el puzzle. Así que de la cadena de montaje salían cinco Seat 1400 al día (1.300 coches variados cada día en la actualidad), un modelo excelente para una clase alta que se multiplicaba cada año, pero también una berlina que ayudó a cubrir el parque móvil de autoridades, servicio público de taxis, organismos oficiales y furgonetas ligeras (cuando se lanzó la versión familiar).

Un año después del lanzamiento del 1400, el 93% de los componentes del 1400 ya eran ‘Made in Spain’, por lo que la berlina italiana era un poco más española.

montaje del Seat 1400

El primer modelo fabricado por Seat era tracción trasera y contaba con un motor de cuatro cilindros, 1,4 litros de cilindrada y una potencia de 44 caballos que se quedaban algo cortos cuando la berlina iba cargada con sus seis ocupantes admitidos y su equipaje. Además, aunque no tenía las medidas de las berlinas vistas en los Estados Unidos, con carga, el 1400 podía irse fácilmente a los 1.600 kg de peso. Y las inercias provocadas por este peso, que eran muchas, se mantenían a raya gracias a una suspensión trasera modesta pero eficaz, compuesta por un eje rígido apoyado por ballestas.

Con los años el Seat 1400 fue recibiendo sucesivas mejoras dando paso a las variantes A, B y C, mejoras que incluían aumentos de potencia pero también enriquecimiento del equipamiento y de la presentación exterior.

prueba del Seat 1400

El Seat 1400 costaba en 1953 un total de 117.000 pesetas (703 euros de la actualidad) que era un poco menos de lo que costaba un piso de 200 metros cuadrados en el barrio de Lavapiés de Madrid. Y en los 11 años de producción Seat fabricó un total de 99.043 unidades del 1400.

Pero basta ya de cifras, que aunque interesantísimas, son solo eso, cifras, y pasemos a la acción. Probamos el Seat 1400 matrícula de Barcelona 88629, el primero producido y vendido. Tiene el bastidor número 4 y desde el minuto uno todo lo que vemos y tocamos de este coche nos llama poderosamente la atención. Por ejemplo, el espejo retrovisor es minúsculo, lo que contrasta con un volante de baquelita gigantesco al estilo de la época.

interior del Seat 1400

Como era habitual entonces, los más mínimos sistemas de seguridad brillaban por su ausencia y se le daba importancia a otros aspectos que primaban más en aquellos tiempos. Curioso por ejemplo que el cambio de luces cortas a largas se hiciera mediante un pulsador en el piso junto al embrague. O que la antena de la radio se desplegara por medio de una manivela como la de los elevalunas. Además, el arranque era por tirador y lógicamente el coche no contaba ni con aire acondicionado ni con dirección asistida, ausencias que complicaban sobremanera la conducción del 1400 en verano.

Y la prueba del Seat 1400 la realizamos en pleno mes de julio, en Barcelona, con una temperatura ambiente de 37 grados centígrados y con una humedad del 90%. Y no exageramos nada si llamamos héroes a los conductores de estos coches en la época por tener que conducir en esas condiciones. Para más inri, el cambio de marchas se realizaba desde una palanca en la columna de la dirección, y la maniobra no era ni rápida ni fácil. Tenía cuatro marchas con segunda, tercera y cuarta sincronizadas, además de marcha atrás. Pero una vez acostumbrados a esta tipo de cambio muy americano, el 1400 coge velocidad acompañado de un silencio de marcha sobresaliente para la época.

La velocidad máxima del primer Seat de la historia era de 125 km/h. Pero a 90-100 km/h la conducción de esta berlina cuidada y elegante era agradable y silenciosa. Eso sí, las curvas más pronunciadas había que negociarlas con tiento y paciencia. El balanceo del coche junto con la poca sujeción de la banqueta corrida delantera no propiciaban una conducción ni mucho menos deportiva. Además, los frenos eran los cuatro de tambor sin servofreno, por lo que cuando se circulaba cargado se quedaban bastante justitos y había que anticipar convenientemente la maniobra.

El 1400 era el primer Fiat con carrocería autoportante fabricado en serie. Obra de Dante Giacosa, la berlina italo/española se describía como un modelo grande por dentro pero compacto por fuera. Por cierto, que el asiento trasero también se presentaba en forma de banqueta corrida, de manera que el coche admitía hasta seis ocupantes, y en general se podía hablar de un coche lujoso y bien cuidado. Moqueta de gran grosor, claxon en el aro del volante, cromados abundantes…

Por su parte el maletero era bastante generoso, aunque sus formas no eran demasiado regulares debido al espacio restado por los pasos de ruedas y también por la rueda de repuesto que, lógicamente, era del tamaño normal como las utilizadas por el coche; faltaba mucho para que inventaran la rueda de “galleta” actual o también llamada de emergencia.

Nos despedimos del Seat 1400 sorprendidos por el gran coche que SEAT logró llevar a los concesionarios en un momento clave, pero también rendidos ante los conductores que a diario, y sobre todo en verano, tenían que moverse con vehículos sin avances como la dirección asistida o el aire acondicionado. Eran otros tiempos.

prueba del Seat 1400

Ficha técnica SEAT 1400
Motor Cilindrada 1.395 cc
Cilindros
Disposición
Delantero longitudinal de 4
cilindros
Bloque y culata de fundición
Gasolina
Potencia máxima 44 CV a 4.400 rpm
Par máximo 83 Nm a 3.300 rpm
Alimentación Tipo Carburador Weber 36 DIM 4 de doble cuerpo
Transmisión Caja de Cambios Manual de 4 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Independiente con brazos oscilantes,
muelles, amortiguadores y estabilizadora
Trasera Eje rígido con ballestas
semielípticas, amortiguadores
y barra estabilizadora
Frenos Delanteros Tambores
Traseros Tambores
Dimensiones Longitud 4.325 mm
Anchura 1.575 mm
Altura 1.365 mm
Distancia entre ejes 2.650 mm
Depósito Capacidad 55 litros
Peso Peso 1.130 kg
Prestaciones Velocidad máxima 125 km/h
Aceleración 0-100 Km/h n.d.
Consumo Medio 11,0 l/100 km
Ciudad n.d.
Carretera n.d.
Producción Producción / unidades 1953-1964 / 99.043 de todos
los 1400 en sus diferentes variantes
Precio Precio en la época 117.000 pesetas (703 euros). Precio
franco fábrica en 1953 en España y
sin el 20% del impuesto de lujo

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.