Las modas vienen y, por suerte o por desgracia, se van. Recuerda la de las hombreras, los pantalones de pata de elefante o los monovolúmenes. Mucha culpa de la casi extinción de estos últimos la tienen los SUV, vehículo que en muchos casos dan la falsa sensación de mayor espacio. Muy pocas compañías -ahí va de nuevo ese “por desgracia”- siguen apostando por este tipo de carrocerías. Una de ellas es Honda, que -y ahí va un nuevo “por suerte”- en la cuarta generación del Jazz ha mantenido este tipo de configuración.

tres cuartos trasero del Honda Jazz e:HEV 2020

Tras acudir a la presentación internacional estática, celebrada en Amsterdam, ahora toca, por fin, realizar la prueba del Honda Jazz e:HEV 2020.

Ese día, en la ‘ciudad de la alegría’, el automóvil me causó muy buenas sensaciones por espacio, por comodidad, en parado, obviamente, y por su diseño, que dejaba de lado las líneas deportivas por unas más moldeadas que me recordaron al manga japonés; llámame loco… Ahora, frente a frente, pero con las llaves en mano, ese diseño me sigue pareciendo todo un acierto. Es desenfadado y llama la atención… Como a mí el escaso grosor de los pilares A, que se han reducido 61 mm -ahora tienen 55 mm-, lo que ofrece una magnífica visibilidad a la hora de conducir, y la forma en que han sido escondidos los limpiaparabrisas.

interior del Honda Jazz e:HEV 2020

Pero si el exterior es sugerente -quizá es la versión más campera, el Honda Jazz Crosstar que también hemos probado-, las características del interior son las que pueden hacer que un cliente se decante por este monovolumen. Lo primero es el espacio. Los pasajeros de las plazas traseras cuentan con un hueco enorme, tanto para las piernas como para la cabeza -con mi 1,78 m son seis dedos los que la separan de rozar con el techo-. Si viajan tres personas el espacio es justo, como en todos los vehículos del segmento e, incluso, en muchos de uno superior. Lo bueno es que el pasajero alojado en la plaza central tiene bajo sus pies un túnel muy poco alto, casi inapreciable, y que la banqueta es cómoda. Lo es, pero mucho menos que el resto, porque Honda ha equipado al Jazz con unos asientos súperconfortables -ha incrementado el grosor del acolchado en 30 mm en los delanteros y 24 mm en los traseros- gracias a un logrado mullido.

PRUEBA: Honda CR-V Hybrid

magic seats Honda Jazz e:HEV 2020Y otra característica por la que puede sacar pecho respecto a la competencia, además también relacionada con el espacio y los asientos, es la fantástica solución denominada ‘Magic Seats’. La compañía nos asustó al prescindir de ellos en la nueva generación del Civic (prueba), haciéndonos pensar que no iban a ser equipados de nuevo por ningún modelo. ¡Craso error! El Honda Jazz 2020 de la prueba monta estos asientos multiconfigurables completamente abatibles por si es necesario más espacio. Ventajas de haber colocado el depósito de combustible en la parte central del chasis.

El acabado de la prueba, el Honda Jazz e:HEV Elegance, se sitúa en medio de la tabla. Así me lo indica su volante -por cierto, de lo más original por sus dos únicos radios, como el del Honda e-, que no está tapizado en cuero, o el salpicadero, que no tiene molduras en tela como el Crosstar. Aún así y a pesar de que todos los plásticos utilizados son duros -la gran mayoría de sus rivales sí equipan algunos blandos-, a excepción del acolchado de la guantera, ofrece una apariencia muy buena, de solidez.

pantalla Honda Jazz e:HEV 2020Algo que alabo en el caso del Jazz y que siempre critico en mis pruebas es la absurda moda de prescindir de los botones esenciales. Da igual el segmento, el tipo o el precio del vehículo -acabo de probar un Porsche Taycan Turbo S, un Volkswagen Golf 8 y de un (prueba) Citroën C5 Aircross-, porque ahora, en la gran mayoría de automóviles, tienes que subir o bajar el volumen de la radio o la temperatura navegando por el sistema multimedia o a través de botones táctiles, obligándote a apartar la mirada de la carretera. En Honda no. Lo dejó claro al recuperarlos en el restyling del Civic: “Así mejoramos la usabilidad en respuesta a la demanda de los clientes”. Bien hecho. Además, los que equipa el Jazz, como los del climatizador o los del volante, estos últimos, lacados, tienen un tacto de calidad. Y de notable también es la interface del menú multimedia, que ahora es mucho más fácil, pero sobre todo sugerente. Es una actualización que los modelos de la firma oriental necesitaban como el comer.

Antes de comenzar la prueba del Honda Jazz e:HEV echo un último vistazo al maletero. Cubica 304, 56 litros menos que al anterior generación. Sí, me podrás decir que ésta, la última, es híbrida y equipa una batería. Totalmente cierto, pero el Jazz de 2012 también lo era y tenía seis litros más. Además, en el piso tiene un escalón que hace que no sea totalmente plano. La parte positiva es que el diseño de la cuarta generación ha permitido equipar un portón más ancho para facilitar la carga. Se suma una boca amplia y baja, que pone más sencilla la tarea.

barrido de la prueba del Honda Jazz e:HEV 2020

Ahora sí, es hora de ver cómo se desenvuelve este monovolumen compacto con la tecnología e:HEV. El nuevo Honda Jazz se mueve gracias a sus dos motores eléctricos -uno funciona de generador y el otro, de impulsor- y al bloque 1.5 i-VTEC de gasolina, sumando en total una potencia de 109 CV. Por cierto, esta es la única opción existente… te lo digo por si esperabas una versión diésel o de gasolina; no entran en los planes de Honda, que quiere que en 2022, en Europa, la gama esté totalmente electrificada —a nivel mundial, en 2030-.

PRUEBA: Mercedes B 200 d 8G-DCT

En cuidad es una gozada conducirlo. La tranquilidad que te imprime sus modos de conducción impulsados por energía eléctrica –Modo EV y Modo Hybrid, al que se suma el Modo Engine- es algo que recomendaría para desestresar a esas personas que parecen que van siempre enfadadas al volante. Además, el coche se mueve con agilidad, siendo una excelente opción de compra para circular por la urbe, y más con las ventajas que da la etiqueta ECO de la DGT.

motor del Honda Jazz e:HEV 2020

En carretera también ofrece una conducción agradable… hasta que demandas más potencia, por ejemplo, al subir una cuesta pronunciada o al realizar un adelantamiento. Es en ese momento cuando el sonido de la transmisión variable continua controlada electrónicamente (e-CVT) se hace patente.

Por lo demás, ninguna pega: pisa bien, equipa una suspensión muy cómoda y el tacto de la dirección es agradable. Además, las transiciones entre los modos de conducción son imperceptibles y las realiza de forma automática, desentendiéndote de ello como un ateo de ir a misa. Destacado también es su consumo medio obtenido durante la prueba gracias a su sistema híbrido: 4,1 l/100 km.

Pero lo mejor de todo es, quizá, su precio de partida, 21.900 euros -incluye descuentos de la marca-, y el completo equipamiento de serie que trae. Por ejemplo: climatizador automático, ‘Honda Magic seats’, asientos delanteros calefactados, sistema de ayuda de arranque en pendiente y sistema multimedia con pantalla de 5″, entre otros elementos.

prueba del Honda Jazz e:HEV 2020

Además, Honda le da gran importancia a la seguridad y por ello también incluye 10 airbags, entre los que está el airbag central delantero, y el paquete de seguridad Honda Sensing, compuesto por el sistema de prevención de impactos por control de frenado, de información de ángulo muerto, de reconocimiento de señales de tráfico, limitador inteligente de velocidad, luces de carretera automáticas, control de crucero adaptativo y los sistemas de mantenimiento de carril y de ayuda de permanencia en la carretera. Por cierto, destacaría el funcionamiento de este último. He de reconocerte que me desesperan las ayudas que mantienen el coche en el carril, tanto que siempre las desactivo; odio que me muevan el volante. Lo siento, sé que es por mi seguridad. Pero en el caso del Honda es muy poco intensivo, puesto que primero hace que vibre el volante con ligeros movimientos que no afectan a la dirección, y, posteriormente, como último recurso, centra el vehículo en el carril.

La cuarta generación del Honda Jazz llega con muchas cualidades para triunfar: modularidad, sistema híbrido, consumo bajo, imagen sugerente, precio ajustado y abundante equipamiento. Además, su carrocería tipo monovolumen es exclusiva en el segmento. Si digo esto hace 20 años me toman por loco…

prueba del nuevo Honda Jazz

Ficha técnica Honda Jazz e:HEV 2020 Elegance
MotorCilindrada1.498 cc
Cilindros4 en línea
Potencia máximaMotor de combustión: 98 CV
entre 5.500 – 6.400 rpm
Motor eléctrico: 109 CV
Totales: 109 CV
Par máximon.d.
AlimentaciónTipoInyección directa
TransmisiónCaja de CambiosAutomática, 1 velocidad
TracciónDelantera
SuspensiónDelanteraTipo McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
TraseraRueda tirada con elemento torsional
Resorte helicoidal
FrenosDelanterosDiscos ventilados de 262 mm
TraserosDiscos de 239 mm
DimensionesLongitud4.044 mm
Anchura1.694 mm
Altura1.526 mm
Distancia entre ejes2.517 mm
MaleteroVolumen304 litros
PesoPeso1.228 kg
PrestacionesVelocidad máxima175 km/h
Aceleración 0-100 Km/h9,4 seg
ConsumoCombinado4,4 l/100 km
Velocidad baja3,5 l/100 km
Velocidad media3,9 l/100 km
Velocidad alta3,9 l/100 km
Velocidad muy alta5,8 l/100 km
EmisionesEmisiones de CO2102 g/km Euro 6
PrecioPrecio oficialDesde 23.100 euros

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.