El BMW iX2 xDrive30 de la prueba es la variante más potente del primer X2 eléctrico de la historia. Un vehículo que crece en tamaño con respecto a la primera generación del BMW X2, tanto que parece un modelo de un segmento superior. Y esto se nota y mucho en su habitabilidad o en la capacidad de carga disponible, que es considerablemente mayor.

Además, ahora presenta una imagen exterior diferente. Porque luce una pronunciada caída de techo en la zaga de forma que ahora todos los modelos X de BMW con números pares (X2, X4 y X6) se asocian a diseños de inspiración coupé; y los X con números impares (X1, X3, X5 y X7) a carrocerías tipo SUV más convencionales.

El iX2 xDrive30 es un SUV con dos motores eléctricos que desarrollan en conjunto 313 CV (230 kW) y 494 Nm de par que, combinados con una batería de 66,5 kW de capacidad, anuncia una autonomía de hasta 449 kilómetros. Cifras de por sí atractivas que vienen acompañadas de un precio de venta competitivo, pues parte de 58.200 euros.

Atractivo y práctico

Prueba BMW iX2 xDrive30 lateral

Pero centrándome de nuevo en el diseño del BMW iX2, tengo que decir que me parece uno de los SUV más atractivos del segmento. Es uno de esos coches que provoca opiniones enfrentadas, porque a algunos les gusta y a otros no. Pero a su favor diré que en vivo y en directo gana mucho.

El frontal está presidido por esa gran parrilla que, a diferencia de en las versiones con motores de combustión interna, en el eléctrico está completamente tapada. Opcionalmente puedes equipar el sistema Iconic Glow, que ilumina este elemento al estilo de lo que ya hemos visto anteriormente en los modelos más grandes de la marca.

Prueba BMW iX2 xDrive30 trasera

Quizá lo más polémico del exterior del iX2 sea su vista lateral y su zaga. Ahora introduce una pronunciada caída de techo a partir del pilar B hasta llegar al maletero, terminando en un pequeño alerón sobre el vértice superior del portón. Una trasera que además de por esto queda dominada por unos grupos ópticos con un diseño tridimensional.

En cuanto al interior del BMW iX2 xDrive30, lo primero que destacaría es su buen nivel de acabados. Tiene unos ajustes estupendos y unos materiales que además resultan muy agradables al tacto, así que muy bien en este sentido. A esto hay que sumar el diseño, que se asemeja al de otros modelos compactos de la marca alemana.

Prueba BMW iX2 xDrive30 interior

Así, nos encontramos con un salpicadero de aspecto minimalista que está coronado por la gran pantalla doble curvada. Esta está formada por dos unidades independientes pero ocultas bajo un mismo cristal que tienen unas dimensiones de 10,25 y 10,7 pulgadas y que se apoyan en el sistema operativo BMW ID9 de última generación.

Porque a pesar de la casi total ausencia de controles físicos, encontrar las funciones que necesitas en cada momento es fácil recurriendo al asistente de voz inteligente. Un elemento este que es capaz de ejecutar e interpretar todo tipo de órdenes a diferencia de lo que sucedía anteriormente con esta clase de funcionalidades. También destacaría el apoyabrazos flotante que hay entre los asientos delanteros.

Prueba BMW iX2 xDrive30 asientos

Estos últimos, por cierto, sujetan muy bien el cuerpo y son cómodos. En el puesto de mandos gozo de espacio más que suficiente en todas direcciones, al igual que desde el asiento del copiloto. La única diferencia que percibo en este sentido con respecto al BMW X2 2024 (prueba) con motor térmico es la presencia de un piso ligeramente más alto en el eléctrico.

En cuanto a las plazas traseras, son en general más amplias que las del anterior X2 aunque eso sí, tienes que tener en cuenta que debido al diseño exterior ha perdido algo de espacio en la distancia hasta el techo. Donde sí ha ganado mucho es en el maletero, que llega hasta los 525 litros en el caso de este iX2 con cinco plazas en uso.

Muy buenas prestaciones

Como variante tope de la gama del iX2, este xDrive30 goza de unas prestaciones sensacionales. Tiene dos motores eléctricos, uno en cada eje, que permiten que tenga tracción a las cuatro ruedas. Desarrollan en conjunto 313 CV (230 kW) de potencia y 494 Nm de par, un dato este último que además está disponible de forma instantánea desde el momento en el que pisas el pedal del acelerador.

Estas dos máquinas toman la energía de un acumulador de iones de litio con una capacidad bruta de 66,5 kW y neta de 64,7 kW. Una batería de alto voltaje que se sitúa en la parte inferior y central de la carrocería, favoreciendo así un centro de gravedad bajo y un comportamiento dinámico ágil a pesar de que en orden de marcha el conjunto supera los 2.000 kilogramos de peso.

Prueba BMW iX2 xDrive30 zaga

Se puede recargar a 130 kW en corriente continua, para lo que necesita de 29 minutos para pasar del 10 al 80% de capacidad. Si hablamos de corriente alterna la cifra máxima es de 11 kW (22 kW en opción) y según BMW, en esta circunstancia necesita 6,5 horas para pasar del 0 al 100% de carga. Por último, señalar que con una toma de 130 kW de CC es posible recuperar 120 kilómetros de autonomía en tan solo 10 minutos si las condiciones son óptimas.

En cuanto a la autonomía total, puede ser de hasta 449 kilómetros dado un consumo medio de 16,3 kWh/100km. Un dato que aunque parece posible obtener, no he logrado igualar durante la prueba que transcurrió en unas condiciones que no eran especialmente favorables para lograr buenos consumos. Aun así me llamó la atención ver en el ordenador de a bordo datos de consumo de 18 kWh/100km, lo que se traduce en un alcance de casi 400 kilómetros.

Prueba BMW iX2 xDrive30 detalle trasera

El confort de marcha es muy bueno tanto por la capacidad de las suspensiones para filtrar las irregularidades de la calzada como por el silencioso funcionamiento del conjunto. Si las variantes con motores térmicos ya destacan en este sentido, imagina lo bien que queda el eléctrico al eliminar de la ecuación el ‘traqueteo’ proveniente de los bloques de combustión al demandar la máxima aceleración.

Y las prestaciones, muy notables. Pero para mí lo mejor de este BMW iX2 xDrive30 es lo bien que queda situado dentro de la gama, con una tarifa de venta interesante (58.200 euros) sobre todo en comparación con la variante de combustión más próxima en términos de aceleración, el X2 M35i xDrive, que se va a los 72.000 euros. Ahora bien, si me planteara la compra de un iX2 elegiría sin dudarlo la versión de acceso, el sDrive20, porque tiene un precio mucho más razonable (50.700 euros), una autonomía superior (478 km) y unas rendimiento más que suficiente.

Ficha técnica BMW iX2 xDrive30
Motores Tipo Eléctricos, síncronos de
imanes permanentes
Cambio Pares de engranajes
Potencia máxima Motor delantero: 190 CV (140 kW)
Motor trasero: 190 CV (140 kW)
Rendimieno combinado: 313 CV (230 kW)
Par máximo Motor delantero: 247 Nm
Motor trasero: 247 Nm
Rendimieno combinado: 494 Nm
Autonomía Kilómetros 449 km (WLTP en ciclo combinado)
Batería Tipo Acumulador de iones de litio
Capacidad bruta: 66,5 kW
Capacidad neta: 64,7 kW
Tiempo de carga 29 minutos para pasar del
10 al 80% con 130 kW
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Multibrazo
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 4.554 mm
Anchura 1.845 mm
Altura 1.560 mm
Distancia entre ejes 2.692 mm
Maletero Volumen 525 litros con 5 plazas
1.400 litros con 2 plazas
Peso Peso 2.095 kg
Prestaciones Velocidad máxima 180 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 5,6 segundos
Consumo Combinado 16,3 kWh/100 km
Velocidad baja N.D.
Velocidad media N.D.
Velocidad alta N.D.
Velocidad muy alta N.D.
Emisiones Emisiones de CO2 0 g/km – Etiqueta 0
Precio Precio oficial Desde 58.200 euros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.