Hay veces que la suerte está de tu lado, aunque a priori no lo parezca, y una mala situación se queda simplemente en un susto cuando podría haber acabado siendo desastrosa. Que se lo digan al dueño y conductor de este Porsche Macan, que se asomó literalmente al abismo pero sobrevivió para contarlo.

PRUEBA: Porsche Macan GTS 2020

Los hechos tuvieron lugar en Rusia, concretamente en un aparcamiento de varios pisos de altura. El conductor del Porsche es Denis Kazionov, un jugador de hockey profesional que estaba a bordo del SUV con su mujer e hijos cuando, debido a la nieve que había dentro del parking porque éste está solo parcialmente cubierto, éste empezó a deslizarse sin control.

Kazionov era incapaz de parar el todocamino mientras veía como se iba directo contra uno de los laterales del edificio que, en lugar de ser una pared como tal, estaba formado por una valla y unos paneles de cobertura mucho menos resistentes.

El Macan impactó contra la estructura, que inmediatamente cedió, saliendo la parte frontal del edificio incluido el eje delantero hasta que por suerte una de las barras principales de la valla, más fuerte, consiguió aguantar el peso del vehículo al contactar con el parabrisas, que quedo suspendido pero evitó que se precipitara hacia el vacío desde una altura de varias plantas.

Con mucho cuidado todos los ocupantes pudieron abandonar el vehículo y no hubo que lamentar lesiones, pero queda la duda de qué hubiera pasado si se hubiera tratado de un coche más bajo o con un parabrisas más inclinado.

Porsche Macan Tribute: una bonita forma de rendir homenaje a las gestas de Porsche en competición

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.