No es ninguna novedad que muchos fabricantes han tenido una estrecha relación con el mundo de la aeronáutica, aunque centrándose en el desarrollo de motores. Por ejemplo, la historia de BMW comienza con la creación de motores para aviones tras la Primera Guerra Mundial, y Rolls-Royce es también famosa por seguir en el campo del desarrollo de motores para las flotas de aviación modernas. El que no es tan conocido por esta conexión es Porsche, quien además fue capaz de conquistar los cielos con el motor del 911.

Porsche una vez instaló el motor V8 del 928 en un Mercedes Clase G

Debemos remontarnos a la década de 1950 para averiguar que la compañía con sede en Stuttgart decidió ofrecer los motores del Porsche 356 y del Volkswagen Beetle a diferentes constructores de aviones ligeros para que los adaptaran a sus naves. Entre 1957 y 1963, Porsche incluso cooperó con algunos de estos fabricantes en el desarrollo de motores específicos para aviones, lo que tuvo como fruto la serie Porsche 678, la cual estaba compuesta por bloques de 1.6 litros con entre 55 y 70 CV de potencia.

Porsche PFM 3200
Kozuch | Wikimedia Creative Commons

Porsche y su aventura con la aeronáutica

De hecho, el primer avance de Ferdinand Porsche fue un motor de seis cilindros refrigerado por aire que le abrió las puertas a su doctorado obtenido por logros en aeronáutica en lugar de en la industria automotriz. Una vez finalizada este primer acercamiento al mundo de las naves, la cual coincidió con el lanzamiento oficial del Porsche 911, la firma alemana decidió volver a entrar en el mercado de los aviones en la década de 1980, comenzando con el desarrollo de motores más grandes derivados del que impulsaba al 911 de la época.

Los propulsores funcionaban a una velocidad mayor que la mayoría de los que se diseñaban para los aviones, por lo que los ingenieros tuvieron que usar un engranaje de reducción para poder propulsar las hélices comunes. La elevada velocidad de trabajo significaba que el motor era más suave y también se instaló un silenciador que lo hacía más sigiloso. Contaba con 3.2 litros de capacidad en un bloque bóxer de seis cilindros, mientras que existían dos variantes: la de aspiración natural con 210 CV y la equipada con un turbo Garrett con 240 CV.

Porsche PFM 3200
Morio | Wikimedia Cretive Commons

En 1981 nacía el primer motor Porsche-Flugmotoren 3200 o PFM 3200, el cual derivaba directamente del empleado en el 911 Carrera 3.2 e integraba avances tan notorios para la industria de la época como el suministro de combustible y aceite totalmente acrobático, inyección de combustible con compensación de altitud automática y sobrealimentación opcional. También era más pesado y grande que los motores de la competencia.

De la comercialización al cierre en seis años

En 1985 finaliza su fase de desarrollo y da comienzo la comercialización. La serie de motores PFM 3200 despertó un gran interés entre diferentes fabricantes de aviones ligeros, quienes apostaron por el motor Porsche para aeronaves como el Extra 330, el Mooney M20L, el Socata TB-16 o el Robin DR400. Sin embargo, tan solo el Mooney M20L llegó a producción con 40 unidades creadas en 1988 y una más en 1989.

Porsche PFM 3200
Flamingo 16 | Wikimedia Creative Commons

Pero la recesión económica que acusó a los mercados globales a finales de la década provocó que la firma alemana decidiera poner fin al programa de desarrollo de motores de aviación, acabando por cerrar en 1991. Porsche siguió dando soporte en piezas y recambios a los propietarios e interesados hasta septiembre de 2007, cuando informó a la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) que no otorgaría más soporte para los motores PFM 3200. Durante los últimos años, los aviones que equipaban ese motor, ante la falta de recambios originales, han sufrido conversiones a propulsores más modernos y, en especial, con la seguridad de poder adquirir piezas en cualquier momento.

Foto portada: YSSYguy (Wikimedia Creative Commons)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.