Son muchos los fabricantes de coches que han encontrado una solución para que los juegos de llantas que montan sus nuevos modelos lleguen ilesos al concesionario. Una fórmula que también vale para evitar errores cuando el conductor ha pedido un diseño específico y que responde a la siguiente pregunta: ¿por qué algunos Cadillac llevan las llantas rojas?

Cadillac Eldorado: el clásico lujo americano

Tal y como informa Cadillac Society y se puede apreciar en estas fotografías de Cadiilac Society, un fotógrafo ha descubierto que algunos modelos de Cadillac lucen llantas de ese color. No se trata de un nuevo modelo sino de las que emplean en las ruedas temporales con las que calzan a sus coches para ser transportados desde la fábrica hasta el concesionario, donde se encontrarán con sus nuevos dueños.

Esta práctica no sólo es habitual en coches de carretera, es una solución que, frecuentemente, adoptan algunos equipos de competición para garantizar que los procesos de carga y descarga son más sencillos… y seguros. Y es que además de ser un método de protección para evitar que las llantas definitivas presenten algún desperfecto, también ayuda a que el propietario no se las lleve accidentalmente.

El juego de llantas correcto

Cuando un concesionario realiza un pedido, el coche nuevo está equipado con unas llantas de permiten transportarlo con la alineación correcta. Una vez en el concesionario, los mecánicos quitan los neumáticos temporales con las llantas de color rojo y colocarán las que solicitó el cliente. Si fueran plateadas, el cliente podría subirse a su nuevo Cadillac y sacarlo del concesionario sin notar que había algo que no encajaba. Un tono tan llamativo asegura que esto no suceda.

A esto hay que añadir que es una garantía para que las provisionales no se vendan como artículos minoristas. De esta manera, después del traslado las ruedas temporales regresan para cumplir su misión en otros modelos.

Cadillac Lyric Concept: adelanto del primer SUV eléctrico de la marca

Trasladable a la F1

En la Fórmula Uno ocurre algo parecido. Antes de llevar los coches a la parrilla, los motores se arrancan en los boxes para alcanzar la temperatura óptima para la carrera. Las múltiples tapas que emplean los equipos para proteger algunos conductos mientras el coche está parado son de colores llamativos para que los mecánicos no olviden quitarlos. En caso contrario las consecuencias pueden ser fatales. Y si no que se lo digan a Jenson Button, que tuvo que abandonar el GP de Mónaco 2010 en los primeros compases de la carrera por una rotura de motor. ¿La razón? Alguien en McLaren no retiró una de esas tapas…

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.