Las patrullas de la Policía tienen que hacer frente a situaciones de lo más pintorescas, algunas de ellas bastante peculiares y graciosas, como ha sido la que se han encontrado unos agentes de Utah, que dieron el alto a un coche en medio de la autopista y, para su sorpresa, descubrieron que su conductor era un niño de 5 años.

Vídeo: persecución de más de una hora de la policía en EE.UU. a un smart fortwo

Según apunta el cuerpo en su Twitter, uno de sus agentes paró al vehículo pensando que se trataba de un conductor discapacitado, pero resultó ser un niño pequeño quien estaba al volante:

Llama la atención el hecho de que a tan corta edad sea capaz de conducir, básicamente por llegar a los pedales y ver por encima del volante al mismo tiempo, pero a la vista salta que el chaval es bastante grande para su edad.

Lo más interesante llegó al preguntarle qué hacía con el coche y al escuchar la explicación del pequeño: según parece, discutió con su madre y decidió irse de casa con el coche familiar; ¿el motivo del enfado? Ella se negaba a comprarle un Lamborghini, así que el niño llegó a la conclusión de que iría conduciendo hasta Los Ángeles para comprárselo él mismo.

La Policía alemana confisca un BMW X5 M por ser demasiado brillante

No se puede negar que no tenga arrojo, aunque en su plan había un par de puntos flojos. Para empezar, el trayecto de Utah a L.A. es de 649 millas, algo más de 1.000 kilómetros y se tarda en recorrer, según Google Maps, prácticamente 10 horas. Por otro lado, el niño apenas llevaba tres dólares en su monedero, una cantidad que se queda ligeramente corta si la intención es comprar un superdeportivo de la marca italiana.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.