Los Supercargadores de Tesla son, por el momento, la red más amplia de puntos de recarga que hay en Europa. La marca estadounidense nunca deja de plantear nuevas ideas para mejorarlos o hacerlos más atractivos, pero la última no se la podía esperar nadie: ha instalado una piscina.

La estación elegida es la que el fabricante tiene en Hilden, Alemania, que es una de las más grandes que hay en el país, pues cuenta con 40 supercargadores, un restaurante y además también tiene puestos de carga para otros coches eléctricos que no pertenezcan a la compañía.

Tesla planea un taxi autónomo sin volante ni pedales para 2024

Ahora, suma una nueva actividad con la que los clientes pueden relajarse, una piscina que se ha instalado en los aledaños.

La piscina en sí no es muy grande, pues básicamente se trata de un contenedor al que han preparado, y aparentemente tiene una capacidad para cuatro personas de manera simultánea (aunque a simple vista entra más gente a la vez, aunque sea más apretados) y la idea es que se puedan dar baños rápidos en sesiones de unos 10 minutos, que es el tiempo que tarda una recarga super rápida.

Parece que va a estar abierta durante todo el verano, pero solo durante un horario muy específico: entre las 2 y las 7 de la tarde. Tampoco queda claro si esto es una prueba para luego llevarla a otras estaciones de carga o se trata más bien de una broma de la compañía, y es que parece poco probable que los clientes vayan a llevar específicamente un bañador y una toalla para bañarse mientras su vehículo se carga.

Sea como fuere, este movimiento evidencia el problema que todavía tienen los coches a pilas y es que, incluso en estaciones tan rápidas como las de Tesla, el tiempo de recarga es más largo de lo que nos gustaría, así que hay que encontrar maneras de entretenerse.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.