Sus pechos le salvan la vida en un atropello

Un milagro o el remedio infalible contra los atropellos. Los pechos de Sarah Foster le salvaron la vida tras ser arrollada por un MINI Cooper (prueba), así lo estimaron los sanitarios que acudieron al lugar del accidente a socorrer a las víctimas. Puede sonar a broma, pero el vehículo accidentado circulaba a 130 km/h en el momento del impacto y la complexión física de Sarah le otorgó una segunda oportunidad.

Todo sucedió cuando Sarah, su pareja y sus dos hijos decidieron hacer una parada en un área de descanso localizada en la autopista A1, cerca de Peterborough, Reino Unido. Mientras ella se encontraba fuera del vehículo, un MINI Cooper a 130 km/h se estrelló contra la barrera central de la autopista. El fortuito impacto envió al MINI contra el área de descanso, encontrándose en su camino con Sarah, quien chocó con sus pechos contra el cristal delantero del MINI, rodó por encima del techo y calló de nuevo al suelo por la parte de atrás del coche.

Su pareja la puso a salvo en un lugar seguro mientras esperaban al equipo de sanitarios que acudieron al lugar del accidente. Para sorpresa de los equipos de emergencia, Sarah se encontraba relativamente ilesa tras el atropello, por lo que ella misma declaró al Daily Mail: “El enfermero que me trató en el acto me dijo que era muy afortunada de estar viva y que debería estar agradecida a mis ‘airbags'”.

Inmediatamente fue trasladada al hospital más cercano para ser atendida de una serie de cortes, magulladuras y el daño infringido en los ligamentos de su rodilla. Los médicos que la atendieron dejaron claro que de no haber sido por las cualidades de absorción del impacto de sus pechos, probablemente habría fallecido, o al menos haber resultado gravemente herida.

Fuente: Jalopnik

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here