El mundo de los prototipos y concept cars es cuanto menos curioso, sobre todo el de aquellos que buscaban adelantar a los coches de hoy en día. Claro ejemplo de ello es el Opel Junior, un simpático prototipo que, además de querer anticipar a algún modelo urbano de la firma, contaba con algunas soluciones inusuales.

Opel Junior 3/4 trasera

Para conocer la historia de este peculiar vehículo debemos remontarnos al año 1983, momento en el que Opel presentó el Junior. Se trataba de un ejercicio con el que la firma del rayo pretendía adelantar al elenco de vehículos que militaría en los 90 en su nombre, pero el prototipo alemán escondía muchas innovaciones.

Opel Junior, el prototipo que contaba con soluciones muy curiosas

Para concebir el Opel Junior, los ingenieros de la marca tomaron como punto de partida el Corsa de la época. Estos compartían base y motor, ya que tampoco Opel buscaba ofrecer con este prototipo innovaciones mecánicas, y se conformaron con el 1.2 de 55 CV que movía al utilitario.

Opel Impuls: los tres prototipos eléctricos del programa de 1990

En lo que a estética se refiere nos encontramos con un coche suave, sin grandes alardes y sin líneas de tensión. A esto debemos sumarle una carrocería redondeada y limpia, lo que también ayudaba a ofrecer un buen coeficiente aerodinámico, de 0.31 para ser más exactos.

Opel Junior funcionamiento salpicadero

Pero el punto álgido del Opel Junior está en su interior, donde los ingenieros alemanes apostaron por soluciones muy interesantes. El cuadro de mandos estaba compuesto por una instrumentación independiente que se podía sacar y cambiar de lugar a placer; hasta el reloj podía usarse como despertador.

Los airedadores de la ventilación contaban con unos brazos plegables que permitían alargar o acortar la salida y dirigirlo hacia donde quisiéramos. Por si no fuera suficiente, Opel también incluyó una guantera -extraíble, por supuesto- que contenía una maquinilla de afeitar.

Opel Experimental GT: el primer prototipo europeo que pasó a producción

Los asientos no tenían un relleno al uso, sino una especie de colchón por encima que se podía quitar cuando no fuésemos conduciendo y usarlos como saco de dormir. Suponemos que muchas de estas innovaciones, que puedes ver en la galería de imágenes, no llegarían a buen puerto por temas de seguridad, pero debemos reconocer las altas dosis de originalidad que desprendía el Opel Junior.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.