Opel Insignia GSi: más rápido que el OPC V6

Opel Insignia GSi

La firma de Rüsselsheim ha rescatado las siglas GSi para el modelo más importante de su actual gama. De esta forma nace el Opel Insignia GSi, la variante más dinámica hasta la fecha.

A primera vista llama la atención su deportiva imagen, donde destacan las llantas de aleación de 20 pulgadas, que esconden frenos Brembo -son de cuatro pistones y discos de 345 milímetros- y montan neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S; los paragolpes, el delantero por las grandes tomas de refrigeración, y el trasero por las salidas trapezoidales de escape que escoltan un difusor no funcional, y el alerón posterior, que incrementa la carga aerodinámica en la zaga.

nuevo Opel Insignia GSi

Dentro también se respira deportividad, porque a sus espectaculares asientos tapizados en piel con el logo GSi se une un volante deportivo y achatado por la parte inferior, techo en negro y el pedalier de aluminio, que no podía faltar en un coche de este corte.

Pero lo que realmente interesa es el encargado de moverlo: se trata de 2.0 turbo de 260 CV y 400 Nm de par máximo, fuerza que es trasladada a los dos ejes -equipa tracción integral con reparto vectorial del par, favoreciendo los virajes- mediante un cambio automático de ocho velocidades. Las transiciones también se pueden realizar con las levas, así como modificar los puntos de cambio gracias a sus dos modos: “Standard” y “Sport”. Sus consumos oficiales se sitúan en 11,2 l/100 km en ciudad, 7,1 en carretera y 8,6 mixto. Pero la cosa, por suerte o por desgracia, no se queda en una motorización de gasolina, porque también estará disponible un “nuevo y potente motor diésel”. Volviendo al bloque de gasolina; con él, el Opel Insignia GSi es más rápido en Nürburgring-Nordschleife que el Insignia OPC 2.8 V6 Turbo de 320 CV. Y es que el nuevo modelo es 160 kilos más ligero que el OPC.

nuevo logo GSI del Opel Insignia GSi

El Insignia GSi está desarrollado sobre un nuevo chasis. Equipa muelles que bajan la carrocería 10 mm y que reducen los movimientos de ésta. Asimismo, se ha modificado el tacto de la dirección, como también se ha montado el sistema FlexRide mecatrónico, que mediante los modos “Standard”, “Tour” y “Sport”, el conductor puede adaptar a su gusto los amortiguadores, la dirección, la calibración del pedal del acelerador y los puntos de cambio. Además, se ha añadido el modo “Competición”, que se activa a través del botón ESP y que es capaz de apagarlo o encenderlo para dar el mejor resultado en circuito.

Te interesa: 15 años del Opel Performance Center (OPC)

El Opel Insignia GSi, que alargará la historia de los modelos que presumen haber llevado estas tres letras y que iniciaron el Manta GSi y el Kadett GSi en 1984, será presentado en el Salón de Frankfurt 2017 y llegará a España a mediados de noviembre.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here