Cuando alguien se dispone a comprar un vehículo nuevo siempre es difícil elegir entre los acabados disponibles, así como el equipamiento opcional que realmente se necesita. Sin embargo, hay ocasiones en las que los fabricantes ofrecen extras que no tienen ningún sentido, al menos después de pensarlo fríamente. En esta lista te enseñamos varias opciones absurdas por las que pagar en un coche nuevo.

Óxido

opciones absurdas

Cada vez que alguien encuentra un poco de óxido en su coche no es una buena noticia. Algo falla. Salvo en el nuevo Defender de Land Rover. Un vehículo en el que puedes instalar varias partes de la carrocería con un decorado que imita al óxido. Como por ejemplo en diversas zonas del capó o de las aletas delanteras.

Aumento de batería

opciones absurdas

El (prueba) Tesla Model S fue uno de los pioneros en lo que se refiere a movilidad eléctrica. Pero cuando salió, la versión de acceso a la gama venía capada. Contaba con la misma batería que la variante superior en cuanto a potencia y autonomía, pero con parte de su capacidad desactivada. Se activaba de forma remota... a cambio de 8.500 dólares.

Rejillas de aire

opciones absurdas

Parece increíble, pero Porsche permite pintar las rejillas de aire o de climatización. Y no solo es que se trate de una de las opciones absurdas por las que pagar en un coche, sino que es algo que cuesta muy caro. Por ejemplo, elegir el color de las toberas interiores de un Panamera sale por 1.833 euros. De locos.

Cafetera

opciones absurdas

El (prueba) Fiat 500L llegó a ofrecer hace unos pocos años en su catálogo de extras una de las opciones absurdas más llamativas por las que pagar en un coche. Una cafetera. Concretamente, una de la marca Lavazza con el clásico funcionamiento por cápsulas. Una manera sencilla de distraer al conductor con elementos que nada tienen que ver con la conducción.

Reloj de lujo

opciones absurdas

Bentley tuvo el honor durante un período de tiempo de contar con el extra más caro que se le podía poner a un vehículo. El modelo en cuestión era el (prueba) Bentley Bentayga, cuyo salpicadero podía estar decorado por un reloj automático de lujo firmado por Breitling que costaba la friolera de 200.000 euros.

Techo estrellado

opciones absurdas

Rolls-Royce, el fabricante que hace los coches más lujosos del mundo, cuenta en su catálogo con la opción de instalar un techo interior estrellado en sus modelos. Está formado por multitud de puntos iluminados que imitan las estrellas en una noche despejada. Para ello es necesaria la utilización de fibra óptica y un cableado de más de 2 km de longitud.

Sillas de picnic

opciones absurdas

Land Rover ha debido ofrecer las sillas de picnic más caras de la Historia. Bien es sabido que este tipo de vehículos están orientados a su uso en el campo. Y por si te querías ir de excursión, la firma británica ofrecía dos en el Range Rover SV Autobiography a cambio de la nada desdeñable cantidad de 6.000 euros. Estaban realizadas en cuero Windsor.

10 extras del Bugatti Chiron que cuestan más que un coche nuevo

Nevera

opciones absurdas

Hace mucho tiempo que la firma italiana ya no comercializa el Fiat Multipla. Para ponerte en situación, fue un modelo que ofrecía un espacio interior superlativo, con tres asientos individuales en cada fila. Ahora bien, si lo creías conveniente podías sustituir la plaza central delantera por una nevera. Un planteamiento familiar que resulta, como mínimo, curioso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.