Audi está celebrando el 150 aniversario de NSU (Neckar Sulm Union), una marca de coches, motos y bicicletas que debe su nombre a la localidad de Neckarsulm, y que se integró en el fabricante de los cuatro aros en 1969. En 1985 desapareció y Audi trasladó su sede a Ingolstadt. Con motivo de esta efeméride, la marca alemana quiere recordar uno de los coches más desconocidos, pero importantes de la compañía extinguida: el NSU Ramses.

El NSU Ramses fue el resultado de un proyecto bastante inusual, visto con la mentalidad actual: el NSU del Nilo. En los años 60 y 70, en virtud de un acuerdo de licencia de suministro y montaje, NSU exportó piezas del NSU Prinz a Egipto, donde se fabricó el NSU Ramses.

A pesar de que estuvo en producción 13 años, se ensamblaron pocas unidades. Sin embargo, causó gran expectación y entusiasmo en la tierra de los faraones, donde se asociaba con el sueño de la nación del Nilo de establecer su propia industria automovilística.

Egipto, de estado agrícola a tener industria automovilística propia

A principios de la década de los 60, Egipto era un país que perseguía ambiciosos objetivos económicos. En el marco de un plan de desarrollo, el Estado socialista quería aumentar su prosperidad y reducir su dependencia del exterior. Por ejemplo, numerosos bienes de consumo que antes se importaban, como frigoríficos y televisores, iban a fabricarse ahora localmente en Egipto. El plan también preveía la creación de una industria automovilística, algo que prometía prestigio y empleo. Al pie de las pirámides de Guiza se construyó una pequeña fábrica de automóviles, al principio bastante improvisada.

El NSU Prinz resucita como un eléctrico de 240 CV

Al igual que los planes del gobierno egipcio, NSU también buscaba fuentes de ingresos adicionales, por lo que la nueva oportunidad de exportar kits de piezas para el exitoso modelo Prinz llegó en el momento oportuno. En la primavera de 1960, representantes de la industria egipcia acudieron a Neckarsulm para mantener conversaciones. El objetivo era llegar a un acuerdo para el suministro de chasis y motores para el NSU Prinz a la incipiente Egyptian Automotive Company. Ambas partes llegaron rápidamente a un acuerdo y, en junio de 1960, NSU entregó las primeras piezas.

NSU Ramses, el coche de los faraones

NSU Ramses

En Egipto, el primer coche de la Egyptian Automotive Company fue un pequeño descapotable de cuatro plazas con el motor de 586 centímetros cúbicos y 30 CV del Prinz. Sobre el chasis, también suministrado por NSU, se montó una carrocería hecha a mano y tenía un interior elaborado también de manera artesanal.

La historia del Audi RS2 Avant, el familiar al que Porsche ‘metió mano’

Dado que en aquella época no había en Egipto maquinaria ni herramientas típicas de la industria, el resultado fue un coche poco convencional que, al menos a primera vista, apenas parecía cumplir los estándares europeos de construcción automovilística. Sin embargo, en mayo de 1961 se puso a prueba en el desierto con un éxito notable. De este modo, Egipto había fabricado un coche nacional que justificaba el orgullo de su nombre. Así nació el NSU Ramses, el coche que pasó de ‘principito’ a faraón.

Varias versiones

NSU Ramses

Al principio, las cifras de producción diaria seguían siendo manejables, a menudo sólo tres o cuatro vehículos. Sin embargo, los planes para el pequeño vehículo eran mucho más amplios: el gobierno egipcio quería alcanzar unas ventas anuales de 10.000 unidades en los años sucesivos.

Se crearon diferentes versiones del ‘Utilica’ (como se conoció al Ramses), como una berlina, un deportivo descapotable y vehículos oficiales. Otras versiones también salieron de la línea de producción, como un pick-up que usó el servicio postal egipcio y un todoterreno para el ejército.

El sueño egipcio

NSU Ramses

En julio de 1973, la producción del NSU Prinz 4 finalizó en Neckarsulm y, con ella, el acuerdo de licencia con la Egyptian Light Transport Manufacturing Company, como se llamaba ahora la Egyptian Automotive Company. Hoy no es posible determinar con precisión cuántos kits de piezas entregó NSU a Egipto.

A pesar de sus ambiciosos objetivos, el NSU del Nilo no fue un gran éxito. Sin embargo, el NSU Ramses hizo historia en Egipto y todavía cuenta con algunos conductores fieles que mantienen vivo el recuerdo del coche y su historia. Al fin y al cabo, el NSU Ramses es la muestra de lo que perseguía el sueño egipcio de los años 60: fabricación nacional de automóviles, prosperidad económica e independencia.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.