Hace ya unos años que saltó el escándalo de los airbags defectuosos Takata que afectó a 90 millones de vehículos en todo el mundo. Ahora, la NHTSA investiga otros 30 millones de vehículos con airbags Takata defectuosos, según recoge la agencia Reuters. La investigación va dirigida a vehículos construidos entre 2001 y 2019 y afecta a marcas como Ford, Honda, Toyota, General Motors y muchas más.

Llamada a revisión de Honda tras la muerte de cinco personas

Los airbags Takata que están siendo investigados utilizan el mismo sistema de nitrato de amonio que utilizaban los airbags que ya fueron retirados. Pero, en este caso, ha aparecido la sospecha en un componente encargado de absorber agua que, con el tiempo, se degrada, dejando de absorber agua. Lo que preocupa a la agencia de seguridad estadounidense es que, al degradarse, el airbag supone un riesgo para los ocupantes, en caso de activarse.

Airbags Takata defectuosos: la humedad, el calor y el tiempo son la clave

El problema se reduce a la humedad, el calor y el tiempo. Los propulsores de nitrato de amonio que expulsan la bolsa del airbag son higroscópicos, es decir, que absorben agua. Cuando está sujeto a ciclos de calor, especialmente, en climas húmedos, el propulsor puede degradarse con el paso del tiempo, modificando su superficie y estructura a medida que se hincha con la humedad y se vuelve a secar.

Si la superficie del propulsor aumenta demasiado cuando se degrada, también puede aumentar la velocidad de reacción cuando se activa el propulsor, lo que puede provocar una sobrepresión que rompe la carcasa de metal del airbag, expulsando la metralla hacia los ocupantes.

Cinco grandes escándalos del mundo del motor

La NHTSA, la autoridad que vela por la seguridad en Estados Unidos, ha señalado que la saturación del material que absorbe el agua se puede producir en el plazo de cinco años, aunque ese tiempo puede varían, según numerosos factores. la clave de la investigación está en si los airbags Takata equipados con ese material absorbente son seguros a largo plazo o no.

En un documento de análisis de ingeniería relativo a la nueva investigación, la NHTSA afirma que “aunque no se ha identificado ningún riesgo para la seguridad actualmente, es necesario seguir trabajando para evaluar el riesgo de los infladores PSAN de Takata en el futuro”. En el documento, no obstante, solo se recogen dos incidentes relacionados con fallos en los infladores, sin que haya producido lesiones.

28 muertes relacionadas con los airbags Takata

Cabe recordar que los airbags Takata estuvieron implicados en la muerte de 28 personas en todo el mundo, de las cuales, 19 ocurrieron en Estados Unidos, además de 400 heridos. Hasta el momento, de los 67 millones de airbags Takata retirados del mercado en el país norteamericano, 50 millones han sido reparados.

Los reguladores desean intervenir cuanto antes para minimizar cualquier riesgo potencial, mientras los fabricantes de automóviles permanecen a la espera para conocer los resultados de esta nueva investigación de la NHTSA.

Fuente: thedrive.com

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.