El circuito de Nürburgring Nordschleife goza en la actualidad de ser uno de los trazados más famosos y reconocidos a nivel internacional. Escenario de épicas batallas en variadas competiciones, el Infierno Verde, como fue bautizado por el piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart, fue creado, entre otros, por Dr. Otto Creutz y construido entre 1925 y 1927. Sin embargo, en un momento convulso para la historia de Alemania, los nazis iniciaron una campaña en contra de Nürburgring y el éxito de su creador, que acabó con el suicidio de Creutz décadas más tarde.

Nürburgring Südschleife, el hermano pequeño y olvidado del circuito

Louis Joseph Otto Creutz fue un político alemán que centró su carrera en las funciones de alto cargo público. Tras su llegada a la oficina de administración del distrito de Adenau, el empresario Hans Weidenbruck tuvo la idea de construir una pista de carreras en la región de Eifel, un proyecto que formaría parte de un programa de reactivación económica.

La creación de Nürburgring

Otto Creutz
Dr. Otto Creutz | Foto: Bildbeschreibung, Wikimedia Creative Commons

Creutz conoce algunos detalles de este proyecto para construir un circuito y mueve algunos hilos en Berlín. Para ello, convence a Konrad Adenauer, alcalde en ese momento de Colonia y más tarde Canciller de la República, y logra que la denominada “Gebirgs, -Renn- und Prüfstrecke” (pista de pruebas y carreras de montaña) fuera aprobada. En abril de 1925 se coloca la primera piedra del circuito y en 1927 concluye la construcción que había dado trabajo a 1.500 personas desempleadas y había supuesto una inversión de 14 millones de marcos imperiales.

Según contaba Alfred Neubauer, Director de Competición de Mercedes en la época, “El 19 de junio de 1927, a las 10 horas y 23 minutos, rugen por primera vez los compresores sobre el Nürburgring. Los vecinos de Adenau no salen de su asombro: cuentan hasta 28.360 vehículos a motor apiñados en los aparcamientos, 150.000 visitantes llegados de todas partes. El presidente de la provincia del Rhin elogia al Dr. Creutz por su iniciativa. Rudolf Caracciola domina la carrera inaugural de principio a fin”.

La llegada de los nazis al poder

Nürburgring era un éxito y multitud de periodistas internacionales y pilotos famosos llegados de todo el mundo viajan al circuito para competir en las diferentes modalidades que recogía. Pero la historia puso el primer obstáculo al Nordschleife, la ascensión del partido nazi. Con la llegada al poder de los hombres de Hitler, el partido no soporta el éxito de una creación que no había sido obra suya y decide iniciar una campaña en contra de Nürburgring y del éxito de su creador.

Nurburgring

Los nazis atacarían a Otto Creutz, acusándolo de malversación de fondos con la excusa del elevado coste del proyecto de construcción del Ring. Para la época, los más de 14 millones de marcos imperiales necesarios para la creación del circuito habrían arruinado las finanzas del distrito. Sin embargo, Creutz creó una de las medidas más efectivas para esta región de Eifel, un elemento que atraía el turismo y generaba ingresos en la zona.

A pesar de estos resultados, los nazis persiguieron y calumniaron al Dr. Creutz durante años. “Con calumnias tales como malversación y fraude le acosan sin misericordia: afirman que el proyecto ha sido demasiado costoso, y que ha gastado mucho dinero en invitar a periodistas extranjeros o en traer a pilotos famosos. Los nazis quieren que desaparezca. Y no cejan. Años después, resucitan las críticas… y Creutz se suicida de un tiro en la cabeza”, añadía Neubauer.

La persecución a Otto Creutz y su creación

Esta campaña de desprestigio hacia Creutz y su implicación en la creación de Nürburgring proseguiría durante años y no cesaría hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Años más tarde, con el partido nazi derrotado y una Europa en ruinas, los fantasmas de esta persecución fascistas hacia Creutz reaparecen y el político considerado padre espiritual de uno de los circuitos más famosos del mundo, se quita finalmente la vida en 1951.

Hoy, Nürburgring es un icono del automovilismo europeo, escenario donde fabricantes desarrollan sus coches de calle y de competición, famoso por ser uno de los circuitos más exigentes del planeta. La historia del trazado germano esconde multitud de capítulos, y este es un ejemplo de cómo el circuito no solo es importante para entender la industria del automóvil moderno, sino también la evolución social del continente europeo durante el siglo XX.

Fuente: AUTOhebdo Sport

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.