Seguro que en alguna ocasión habréis oído aquello de que “el aprendiz supera al maestro”, algo que se cumplió a rajatabla en el caso del Mercedes CLK-GTR y el McLaren F1 GTR, cuya relación es mucho más estrecha de lo que en principio se podía pensar. Empecemos por el principio.

Mercedes CLK-GTR

En 1996 la DTM fue completamente reemplazada por el ITC (International Touring Car Championship), momento que aprovechó Mercedes para dar el salto al FIA GT Champoionship con su Mercedes CLK-GTR. El bólido estaba sobre el asfalto marcando buenos tiempos tan solo seis meses después de que se realizaran los primeros bocetos del modelo. ¿Cómo fue posible?

El propietario más ‘loco’ de un Mercedes CLK GTR Roadster

La marca alemana tenía prisa por desarrollar el CLK-GTR, así que optó por la vía rápida: tirar de cartera y comprar el mejor coche disponible en el mercado para estudiarlo y crear su propia máquina para la competición. El elegido, como no podía ser otro, fue el McLaren F1 GTR, aunque en aquella época la relación entre ambas marcas/escuderías no era tan cercana, así que el proceso no fue sencillo.

Mercedes CLK-GTR

El fabricante alemán no pudo hacerse con una unidad de fábrica, así que tuvo que adquirirlo de un equipo privado, el Labre Compétition. La unidad en cuestión lucía los colores de Frank Mueller Watch, tenía el número de chasis #11R y tenía a sus espaldas bastantes kilómetros en el FIA GT con Fabien Giroix, Jean-Denis Délétraz y Didier Cottaz al volante.

Lo primero que hicieron fue reemplazar los paneles de la carrocería para darle una forma más similar a la que tendría el Mercedes CLK-GTR definitivo para así poder ir probando su aerodinámica, y lo segundo fue sustituir el motor V12 de origen BMW que montaba por un LS600 6.0 firmado por AMG con 600 CV de potencia. Para el desarrollo del prototipo eligieron el Circuito del Jarama, donde marcó vuelta rápida tras vuelta rápida hasta que empezó a sufrir problemas de refrigeración, poco antes de que el piloto de pruebas, Bern Schneider, lo estrellara.

Sale a subasta un Mercedes CLK GTR AMG Roadster sin estrenar

A pesar de ello la puesta a punto fue óptima puesto que en la temporada 1997, la de su debut, el Mercedes CLK-GTR consiguió ganar al McLaren F1 GTR ya en la tercera carrera, consiguiendo un dominio absoluto en la 98 al ganar las 10 carreras del campeonato. El aprendiz superó al maestro, aunque todavía no queda claro si el camino elegido para ello fue del todo legal.

La casa desmontó el prototipo original, le devolvió su carrocería y su motor y se le perdió la pista hasta el año 2000, cuando fue subastado por Shoteby’s en Mónaco.

Fuente: Jalopnik.

Mercedes CLK-GTR

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.