Mercedes-Benz amplía una vez más la gama del modelo más dinámico de su gama con la incorporación del nuevo Mercedes-AMG GT S Roadster. Se trata de la tercera versión disponible de la versión descapotable del deportivo, un atractivo vehículo que ofrece los mismos 522 CV de potencia y 670 Nm de par que el Mercedes-AMG GT S (prueba) con carrocería coupé de techo fijo.

PRUEBA: Mercedes-AMG GT Roadster

El Mercedes-AMG GT S Roadster se posiciona de esta forma como el escalón intermedio de la gama, justo por encima del Mercedes-AMG GT Roadster de 476 CV de potencia y por debajo del Mercedes-AMG GT C Roadster de 557 CV de potencia. Las cifras de rendimiento son realmente parecidas a las de este último, con un paso de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos frente a los 3,7 segundos que necesita este y una velocidad punta de 308 km/h por los hasta 316 km/h que alcanza su ‘hermano’ mayor.

La familia AMG GT alcanza así una docena de miembros: los cuatro coupés, encabezados por el brutal Mercedes-AMG GT R (prueba); los tres roadsters, incluyendo el nuevo Mercedes-AMG GT S Roadster; las dos variantes de competición para clientes privados; y por último, las tres versiones disponibles del nuevo Mercedes-AMG GT 4 puertas, con hasta 630 CV de potencia.

El nuevo AMG GT S Roadster equipa de serie la amortiguación adaptativa AMG Ride Control, que se puede ajustar automáticamente o mediante el selector de modos de conducción AMG Dynamic Select. Este ofrece hasta cinco opciones diferentes (Confort, Sport, Sport+, Race e Individual), cada una de las cuales varía parámetros de la respuesta del motor, del cambio, del acelerador, de la amortiguación, de la dirección, del control de estabilidad o del escape.

También dispone de serie de un diferencial trasero controlado electrónicamente, que como en el resto de la gama, queda integrado en la compacta caja de cambios de doble embrague y siete relaciones. El equipo de frenos cuenta con pinzas de seis pistones delante con discos compuestos de 390 mm de diámetro, pero opcionalmente se ofrece un conjunto de frenos cerámicos AMG con 402 mm de diámetro delante y que reducen el peso en hasta un 40% con respecto a los de serie.

Por ahora no sabemos cuánto costará este Mercedes-AMG GT S Roadster, pero es de esperar que se sitúa entre el Roadster básico, que arranca en 160.800 euros, y el AMG GT C Roadster, el más poderoso de los descapotables, que parte de 192.600 euros.

Compartir
Artículo anteriorEl Aston Martin DB11 AMR debuta con 630 CV
Artículo siguienteEl BMW M1 celebra su 40º aniversario
Licenciado en periodismo. Crecí con una revista de coches en la mano y pensando que algún día conseguiría ser yo el que firmara los artículos. Desayuno, almuerzo, como, meriendo y ceno hablando de coches. Ahora escribo en Internet en Periodismo del Motor, pero he pasado por el papel con Motor 16 y Auto Bild 4x4. ¿Un coche? Grande, pequeño, deportivo, práctico, de tracción, de propulsión, gasolina, diésel... Me gustan todos, así que 'ponme' el que quieras.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here