El Mercedes Clase A (prueba) es la actual referencia del segmento de los compactos y ahora este modelo cuenta con una nueva versión deportiva. Se llama Mercedes-AMG  A 35 4Matic y gracias a sus 306 CV de potencia y tracción a las cuatro ruedas, se posiciona como la variante más prestacional del Clase A de Mercedes-Benz.

Mercedes GLE 2019: así es la nueva generación

No solo eso, es que el nuevo Mercedes-AMG A 35 4Matic se alza como el modelo de acceso a los productos de AMG. Está equipado con un motor de cuatro cilindros en línea turboalimentado, un bloque de 2.0 litros que produce 306 CV de potencia a 5.800 rpm y 400 Nm de par entre 3.000 y 4.000 vueltas. Este propulsor se asocia de serie a una caja de cambios de doble embrague y siete relaciones AMG Speedshift DCT y a un sistema de tracción a las cuatro ruedas AMG Performance 4Matic.

Esta combinación de motor, caja de cambios y sistema de tracción permite que el nuevo Mercedes-AMG  A 35 4Matic sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y que alcance una velocidad punta limitada a 250 km/h. Dispone de un sistema de escape específico que, según Mercedes, proporciona un sonido deportivo en función del modo de conducción seleccionado. Pero las modificaciones que presenta con respecto a los modelos normales no se limitan únicamente al apartado mecánico, ya que también incorpora mejoras a nivel de chasis o suspensiones.

La base es ahora más rígida gracias a la adición de refuerzos de aluminio adicionales en el frontal y este mismo material también se ha utilizado en diversos componentes de la suspensión. Hereda algunos elementos del anterior Mercedes-AMG A 45 4Matic (prueba). Opcionalmente puede equipar unos amortiguadores adaptativos que alteran su respuesta en función del modo seleccionado, modos que por cierto pueden funcionar de forma independiente a los de conducción, que son cinco: ‘Slippery’, ‘Comfort’, ‘Sport’ y ‘Sport+’.

La dirección electromecánica también ha sido reajustada y es más precisa gracias a unos soportes más rígidos, mientras que el equipo de frenos cuenta con pinzas rígidas de cuatro pistones delante con discos ventilados de 350 mm y pinzas simples con discos ventilados de 330 mm detrás. Todo esto se completa con un exterior de aspecto musculoso, con grandes tomas de aire en el frontal y una zaga dominada por el generoso alerón o las salidas de escape dobles.

El habitáculo también luce un aspecto deportivo, con un volante achatado, unos asientos tipo ‘bucket’ y un sistema MBUX con funciones AMG específicas. Saldrá a la venta en el mes de octubre, justo después de su presentación en el Salón de París 2018, mientras que las primeras unidades llegarán a los concesionarios a comienzos del próximo año.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.